• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg

Noticias

Mis motivos para alabar a Dios

Por: Nelly Rincón Galvis

"Cantaré a Yahvé mientras viva, tañeré para mi Dios mientras exista"
(Salmo 104:33).

Entre el 16 y 19 de Agosto de 2013, se dieron cita en la hermosa ciudad de Cali, Colombia más de 8000 católicos en el velódromo  Alcides Nieto Patiño, reunidos allí para adorar, alabar y bendecir al Señor.

25 miembros de la comunidad Hombres y Mujeres de Futuro que pudimos asistir, nos encontramos con una ciudad cálida y acogedora, con gente maravillosa presta a recibir a los peregrinos y a darles lo mejor, motivos más para alabar al Señor.

Con todo ello, me preguntaba ¿Quién puede reunir 8000 personas y tal vez más en un recinto como en el que nos encontrábamos? ¿Cuál es la razón para que estas personas dejáramos nuestras labores diarias por cuatro días con jornadas de madrugada hasta bien entrada la noche? ¿Por qué ningún cansancio vale ante una actividad como esta?

Solo podría ser un ardiente deseo de estar con el amado y unirnos todos para decirle ¡cuán  maravilloso es Él! era un deleite para el corazón y nuestros ojos no podían dar crédito por tanto gozo manifestado allí. 

Teníamos tantos motivos para alabar y bendecir a Dios,  principalmente por haber entrado en nuestras vidas y transformarlas, por experimentar su amor y poder transmitirlo, por su infinita misericordia  y paciencia con nosotros sus hijos, que solo podíamos estar allí tratando de manifestarle con alabanzas, oraciones, música y danza cuanto lo amamos y cuanto deseamos estar con Él.

Todo ese gozo solo podría traducirse en los movimientos de los danzarines, las alabanzas de los salmistas, las enseñanzas de los predicadores y en el  amor de los hermanos que compartimos este gozo, que al final solo quedaba tomar las palabras del salmista: “Te doy gracias por tantas maravillas; prodigio soy, prodigios tus obras" (Salmo 139:14). 

Razón tenían los hombres y mujeres de la biblia de expresar sus motivos de adoración cuando descubrían Su obra en la creación "Tuyo es el cielo, tuya la tierra, fundaste el orbe y cuanto contiene; creaste el norte y el mediodía, el Tabor y el Hermón te aclaman" (Salmo 89:12) y cuando descubrieron uno de sus más grandes  atributos, la misericordia  "¡Aleluya! ¡Dad gracias a Yahvé porque es bueno, porque es eterna su misericordia!" (Salmo 106:1).

Cada siervo de Dios fue experimentando en su vida la gracia del Señor a medida que descubría o era objeto de uno o varios de esos atributos de Dios Padre, Su santidad,  Justicia, bondad, misericordia, etc. "Uno a otro se gritaban: santo, santo, santo, Yahvé Sebaot: llena está toda la tierra de su gloria" (Isaías 6:3).

Por tanto nuestros motivos para la alabanza y la adoración a Dios, como a aquellos hombres y mujeres,  nos deben llevar a que este sea nuestro estilo de vida, minuto a minuto, segundo a segundo, una permanente acción de gracias, alabanza y adoración en espíritu y en verdad.

Este encuentro de adoración y alabanza  en Cali, quedará grabado en nuestra memoria, y  el corazón siempre y en todo lugar palpitará de júbilo cuando nuestros labios se abran para hablar de su poder y de sus grandezas (Salmo 145:6) y de su más grande obra, la redención para el hombre a través de la muerte en la cruz de su Hijo amado, que es y será motivo de grandes expresiones de alabanza. Nuestros labios no cesarán de confesar su gran amor y su salvación.

Los gritos de júbilo, los cánticos nuevos, toda  expresión de nuestro espíritu y nuestro ser, será para alabar al Rey de Reyes y Señor de Señores.

“Y toda criatura, del cielo, de la tierra, de debajo de la tierra y del mar; y todo lo que hay en ellos, oí que respondían: Al que está sentado en el trono y al Cordero, alabanza, honor, gloria y poder por los siglos de los siglos" (Apocalípsis 5:13).