• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg

Reflexiones

Temas que nos invitan a superar las adversidades y a acercarnos más al Padre.

Iniciando un Camino de Oración

Min. De Intercesión - María Adix Marín V.

oremos juntosLa Oración, relación viva de Dios con sus hijos

Por encima de todas las maravillas creadas por Dios está el hombre, a quien ha elegido para ser su embajador aquí en la tierra. El libro del Génesis nos narra cómo desde el principio Dios se comunicaba directamente con el hombre en el Edén.

Hoy sucede lo mismo, “Dios es quien primero llama al hombre. Olvide el hombre a su Creador o se esconda lejos de su Faz, corra detrás de sus ídolos o acuse a la divinidad de haberlo abandonado, el Dios vivo y verdadero llama incansablemente a cada persona al encuentro misterioso de la oración. Esta iniciativa de amor es siempre del Dios fiel, la actitud del hombre es una respuesta”. Cf. #2567 del Catecismo Católico.

Leer más...

Familia: Comunidad de Vida y Amor

Serie de Talleres "Familia vive tu misión" , Obras Misionales Pontificias, Nro. 7

INTRODUCCIÓN

“La familia es una íntima comunidad de vida y amor cuya misión es custodiar, revelar y comunicar el amor”. (Familiaris Consortio). 

Es una comunidad de vida porque los miembros que componen una familia no se unen transitoriamente, sino que es una relación que debe perdurar para toda la vida.

Es una comunidad de amor porque es precisamente el amor el eje fundamental de la familia, en donde debe existir y permanecer un amor auténtico, desinteresado, de total entrega en donde compromete todo el ser de la persona y de paso toda la vida familiar. De ahí la necesidad de beber de esa agua viva que es el amor para nunca volver a tener sed. (Juan 4,14).

Leer más...

Revelación del Espíritu Santo como Persona

Catequesis de Juan Pablo II sobre el Espíritu Santo

INTRODUCCIÓN

La manifestación expresa del Espíritu Santo se da en el N.T. en Mateo 28,19, en donde se muestra la persona del Espíritu Santo, en la revelación de la verdad trinitaria, que comprende la revelación del Espíritu como persona igual al padre y al hijo. Aquí se evidencia que el padre y el hijo son dos personas distintas: “el Padre” es aquel a quien Jesús llama “mi Padre Celestial”; “el Hijo” es Jesús mismo, designado así por una voz venida del cielo, que se escucha en el momento de su bautismo y de su transfiguración y reconocido por Simón Pedro como el Cristo, el hijo de Dios vivo.

A estas dos personas divinas: el Padre y el Hijo, es ahora asociado de modo idéntico el Espíritu Santo. Esta unión trinitaria se hace más estrecha con la frase bíblica en donde se habla en nombre de los tres: “Ordenando bautizar a todas las gentes en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

Leer más...

El poder de la oración de intercesión

Por: María Adix Marín V.

“La oración hecha con fe salvará al enfermo, y el Señor hará que se levante; y, si hubiera cometido pecados, le serán perdonados. Confesaos, pues, mutuamente vuestros pecados y orad los unos por los otros, para que seáis curados. La oración ferviente del justo tiene mucho poder” (St.5, 15-16).

Oramos con confianza en el PadreEl mayor de los problemas en la iglesia, incluso en muchos de los intercesores, es el desconocimiento del poder que hay en la Oración de Intercesión, lo que limita su efectividad. Cuando se tiene la certeza de su poder, la oración fluye en la plena confianza dada por el Espíritu Santo. De esta manera la oración pasa de ser simples palabras lanzadas al viento a ser una Oración de Poder.

El apóstol Santiago en el v.15 nos dice: “La oración hecha con fe salvará al enfermo, y el Señor hará que se levante; y, si hubiera cometido pecados, le serán perdonados”. La Fe es la llave que abre la puerta que todo creyente necesita pasar para encontrarse con la fuente de la misericordia, con el corazón generoso del Señor. Es ir en busca del verdadero bien. Orar con fe es similar a la confianza que tiene un niño al tomarse de la mano del papá. Así es el hombre que al esperar el bien de Dios, es invitado a superarse mediante el descubrimiento de que Dios mismo se da en unión con este bien, declarándose dichoso, pues está bajo su cobertura.

Leer más...

Como el buen pastor

Por Nelly Rincón Galvis.

En el discurso del 13 de mayo de 2007 en el Salón de Conferencias del Santuario de Aparecida, su santidad Benedicto XVI exhortó a “la gran tarea de custodiar y alimentar la fe del pueblo de Dios, y recordar también a los fieles de este continente que, en virtud de su bautismo, están llamados a ser discípulos y misioneros”

Vemos que su Santidad enfatizaba en aquella época la necesidad de una fe personal y legítima en Jesucristo para obtener la salvación, y que para llevar a cabo esta misión, se hacía necesario el seguimiento y acompañamiento de quienes asumen este reto en la Iglesia, siendo discípulos y misioneros.

Leer más...

Rescatar el comedor, asunto del corazón adorador

Por: Luis Fernando Castro Parra - Teólogo PUJ

Comedor, lugar de encuentro y fraternidad

…Se recostaron, pues, los hombres en número de unos cinco mil. Tomó entonces Jesús los panes y, después de dar gracias los repartió entre los que estaban recostados y lo mismo los peces, todo lo que quisieron… (Jn 6, 10b-11)

A lo largo de la historia humana, la mesa o el comedor, ha sido un lugar muy importante. Un lugar sagrado, un espacio para compartir no sólo los alimentos y poner los mejores manteles y cubiertos, sino también para compartir las experiencias, los anhelos, los deseos profundos del corazón, los sueños y proyectos que se quieren alcanzar; expresar las desilusiones o desacuerdos que tal vez, desaniman el caminar.

Leer más...