• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg

Reflexiones

Temas que nos invitan a superar las adversidades y a acercarnos más al Padre.

¡Adorar desde el corazón!

Adorar desde el corazón…Pues lo que de Dios se puede conocer está en ellos manifiesto: Dios se lo manifestó. Porque lo invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la inteligencia a través de sus obras; su poder eterno y su divinidad, de forma que son inexcusables… (Rm 1,19-20).

La importancia de alabar y adorar desde el corazón, no se fundamenta en participar de un ministerio de alabanza y adoración. Si eso fuera así, la adoración estaría limitada a un espacio, a una hora concreta, a un culto, a qué canto debo interpretar, lo cual te desviaría del conocimiento de lo que significa la adoración para todo aquel que ama, cree y sigue la obra del Señor, y aún de aquellos que por diferentes situaciones o circunstancias están o quieren estar alejados de Dios.

Leer más...

Jesús presente en la Familia

Serie Familia vive tu misión nro. 3

En el encuentro semanal de la familia, se deben acordar algunas pautas que son fundamentales y que se encuentran contempladas en el contenido de los capítulos III y IV;  Para realizar en forma ordenada y secuencial estos acercamientos familiares, con el fin de obtener mejores resultados. Además se deben seguir los guiones formulados en el capítulo IV, con el ánimo de permitir a las familias, la vivencia profunda y consciente sobre la misión.

Se hace necesario que al iniciar cada encuentro se realice una alabanza acompañada de la oración, con el fin de hacer más amena la reunión y se sienta la intimidad profunda con el Padre.

Leer más...

Acción santificadora del Espíritu Santo

Apartes de las “Catequesis del Santo Padre Juan Pablo II sobre las Verdades del Credo” dedicadas al Espíritu Santo en el Antiguo Testamento

1. El espíritu divino, según la Biblia, no es sólo luz que ilumina dando el conocimiento y suscitando la profecía, sino también fuerza que santifica. En efecto, el espíritu de Dios comunica la santidad, porque él mismo es 'espíritu de santidad'. 'espíritu santo'. Se atribuye este apelativo al espíritu divino en el capítulo 63 del libro de Isaías cuando. en el largo poema dedicado a exaltar los beneficios de Yahvéh y a deplorar los descarríos del pueblo a lo largo de la historia de Israel, el autor sagrado dice que 'ellos se rebelaron y contristaron a su espíritu santo' (Is 63, 10). Pero añade que después del castigo divino. 'se acordó de los días antiguos, de Moisés su siervo'. para preguntarse: '¿Dónde está el que puso en él su espíritu santo ?' (Is 63, 11 ).

Leer más...

“¡Ay de mi si no anuncio el Evangelio!”

(1 Cor 9,16)

Por: Nelly Rincón

Como católicos comprometidos, reconociéndonos miembro de la Iglesia universal, la humanidad espera que nosotros evidenciemos la presencia del Espíritu de Dios en nuestro compromiso con el anuncio del Evangelio, es decir, llevando la Buena Nueva del Evangelio a las familias, parroquias y comunidades.

En el mes de Octubre en que la Iglesia Católica lo dedica mundialmente a las misiones, nos unimos como hermanos en el mover del Espíritu Misionero para “echar las redes” y afianzar los lazos fraternos con los hermanos que aún no conocen el Evangelio.

Igualmente nos unimos a la animación misionera propia de este mes, con nuestras oraciones, ayuno y especialmente con el aporte económico, para contribuir a que el mensaje de salvación llegue hasta los confines de la tierra. Así, el 21 de octubre domingo en que tendrá lugar el tradicional Domund, día mundial de las misiones, recordemos que la colecta de este día se destina para la misión universal.

Leer más...

“Vayan y evangelicen a todas las gentes…”

Mt 28, 19-20

Por: Isabel Botía

Este fue el tierno susurro que llegó a mis oídos hace treinta años. Iba contenta por la vida pensando que todo lo que tenía que hacer era cumplir con los preceptos aprendidos a temprana edad y que me invitaban a hacerle el bien a toda persona que pasara por mi lado. Esta fue realmente una enseñanza que  empezó a llevarme por el camino de la bendición. Sin embargo, en mis horas de silencio interior, seguía sintiendo una sed espiritual tan grande que solamente se sació cuando comprendí que Jesús me llamaba a su servicio. Comprendí que Jesús vino con tanto vigor misionero que realmente contagió el alma de toda persona que se detiene a contemplarlo. Lo que más me gustó en los días felices de mi juventud, fue descubrir que por pura bondad, había puesto en mí un corazón misionero. Comprendí que Él, vino por voluntad de Dios a cumplir una misión especial y a enseñarnos cuál es camino al Padre.

Escuché a través de un sacerdote misionero, que Jesús antes de subir al cielo, en sus últimos momentos terrenales, nos dejó el mandato misionero, como camino de realización plena; aprendí que estamos llamados a salir de nosotros mismos y llevar el mensaje del amor a muchas personas que lo necesitan. Me sorprendió saber que hay más de cuatro mil millones de personas que no conocen a Jesucristo, que hay muchos que se han adormecido en su fe y otra multitud de personas que necesitan ser avivadas en su compromiso cristiano.

Leer más...

La Acción profética del Espíritu Santo

Apartes de las “Catequesis del Santo Padre Juan Pablo II sobre las Verdades del Credo” dedicadas al Espíritu Santo en el Antiguo Testamento

A lo largo del transcurrir de los tiempos, los Israelitas adquieren cada vez más familiaridad con “la ley y los profetas”, como síntesis expresiva del patrimonio espiritual confiado por Dios a su pueblo. El Profeta habla en nombre de Dios; la palabra que anuncian no ha nacido en los Profetas sino que es la palabra misma de Dios que los envía. Hablar en nombre de Dios requiere en el Profeta la presencia del Espíritu de Dios; la acción del Espíritu de Dios garantiza la verdad de la palabra pronunciada. El Espíritu no es ya únicamente “inteligencia y fuerza” sino “conocimiento de Dios y de sus caminos. El Espíritu es Dios quien lo concede.

El Espíritu, al mismo tiempo que abre a los profetas a la palabra de Dios hasta revelarles la gloria divina, les hace “mantenerse en pie” para hablar al pueblo. De esta manera los convierte en propios testigos, dando él mismo testimonio de Dios. El dinamismo de la acción profética del Espíritu divino se destaca en las profecías de Ageo y Zacarías, y esa acción profética se ha manifestado continuamente en la Iglesia para dar luz y aliento.

Leer más...