• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg

Comunidad Hombres y Mujeres de Futuro - Minuto de Dios

GUÍA DE PREDICACIÓN - Abril 17/2013

 

LA FE DEL DISCÍPULO

Marcos 5, 21-43

 

OBJETIVO: Acercarnos cada vez más a la fe verdadera y auténtica de los discípulos de Jesús, siguiendo los pasos del Maestro.

 

INTRODUCCIÓN:

Para comprender y acercarnos más a la fe auténtica del discípulo, tenemos que observar la fe del Maestro. Jesús con su propia vida nos muestra cómo vivir una fe fuerte, verdadera y constante.

Para Jesús la fe significaba una experiencia con Dios, que lo “contiene”, palabra utilizada en psicología que significa “llevar, encerrar o incluir dentro de sí a alguien o algo”. Jesús experimentó dentro de sí al Dios vivo, que a su vez lo contenía a Él, lo abrazaba, lo comprendía, lo amaba. Dios es el refugio de Jesús, donde se está bien, donde se pueden tomar los criterios verdaderos para vivir bien, donde se pueden expresar los sentimientos. Esta contención tiene tres aspectos esenciales:

  1. Sentido de pertenencia: Le pertenezco a Dios y Dios es mío, yo soy de Dios.
  2. Fuente del sentido de la vida: Solo en Dios encuentro el significado de lo que me acontece.
  3. Fuente de discernimiento: Cómo debo vivir la vida, cuál debe ser mi conducta.

Partiendo de estas primicias veamos cómo es la fe del discípulo de Jesús.

 

DESARROLLO DEL TEMA:

En el Evangelio de San Marcos  capítulo 5, versículos 21 al 43, encontramos un bello pasaje bíblico que nos muestra más acerca del tema de la fe del discípulo. Se habla de dos milagros hechos por Jesús.

El primero es el milagro de sanación de la mujer hemorroisa, que llevaba 12 años enferma de fuertes hemorragias, y aunque había sido vista por muchos médicos, su estado seguía peor. Esta mujer conocedora de Jesús se atreve a “tocar su manto”; y es que para los judíos los vestidos significan la extensión del poder benéfico o la maldad de la persona. La gente quería tocar a Jesús porque  Él era la extensión de la vida.

Jesús se había dado cuenta de la fuerza que había salido de Él, y es que cuando el creyente se acerca a Jesús y lo “toca”, hay sanación y salvación. Porque Él es la fuente de la vida.

El segundo milagro es la sanación de la hija de Jairo, que tenía 12 años y que estaba a punto de morir. Jairo era el jefe de la sinagoga, un encargo bastante importante en el mundo judío, ya que el jefe era el encargado de distribuir las lecturas de la Ley o Torá para ser leídas por los judíos. En esta Ley se encuentran las normas para vivir y la voluntad de Dios. Es curioso que todo un jefe de la sinagoga deje su lugar de trabajo para ir en busca de Jesús; seguramente había escuchado todos los milagros que Él hacía y sin pensarlo dos veces, se postra ante Jesús para suplicarle por la salud de su hija. Un gesto de humildad y reconocimiento de una necesidad enorme por Dios.

Jairo le pide a Jesús que le “imponga las manos” a su hija, ya que para los judíos las manos y el rostro de una persona muestran lo que son y lo que quieren decir, es el honor de la persona. Fe es el acto de abandonar la vida en las manos de Jesús, porque sus manos tienen Vida.

 Jesús se pone en camino para ir a ver a la niña y cuando llega a la casa pregunta ¿Por qué los alborotos y los llantos? la niña no ha muerto; está dormida (vr 39) Y es que el texto nos muestra el sentido de la enfermedad, de los problemas. Jesús es el médico que da Vida y sentido a las situaciones de dolor; algunas veces no nos quita las cosas malas que tenemos, sino que nos da fortaleza para sobrellevar la situación…”basta con tengas fe” (vr 36)

Se pueden entonces deducir las siguientes características de la fe del discípulo:

  • La fe nuestra es una opción fundamental por seguir a Jesús, como lo hizo Jairo, dejarlo todo para ir a suplicarle su bendición.
  • La fe es la acción de ir a tocar a Jesús, como la hemorroisa (vr 27), toca a Jesús en la Eucaristía, en la oración, en la lectura de la Palabra, en la comunidad, porque cuando tocas a Jesús te sanas y te salvas, Él es la fuente de la Vida (vr 34)
  • La fe es fuente de iluminación que te permite comprender el misterio de Dios (vr 30). Jesús se da cuenta de la fuerza que había salido de Él. La fe te clarifica el propio ser, la mujer se acercó y contó la verdad (vr 33), lo cual implica una re- significación de la vida, confianza, seguimiento, obediencia.
  • La fe es la acción de poner todo en las manos de Jesús (vr 23 ve impón tus manos sobre ella…) Dispón tu cuerpo para que Él te toque con sus manos, es poner todo lo que somos en sus manos.
  • La fe da sentido al sufrimiento, el dolor y la enfermedad. Todas las situaciones difíciles del ser humano tienen sentido en las manos de Jesús; cuando se confía en Él, se puede tener fortaleza para seguir adelante a pesar de…

 

CONCLUSIONES:

ü  El que tiene fe jamás pierde la esperanza; lo busca, lo toca y pone su vida en sus manos.

ü  El que tiene fe sigue a Jesús y se vincula con Él.

ü  La fe del discípulo lo lleva a la misión, a dar testimonio de paz y salvación que se refleja en su rostro, porque sólo aquel que ha experimentado la fuerza maravillosa de su amor es capaz de testimoniarlo con valentía.

 

Bibliografía

Biblia de Jerusalén

Diccionario Bíblico

Apuntes del Seminario de Adviento Itepal por Monseñor Santiago Silva