• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg

 

COMUNIDAD HOMBRES Y MUJERES DE FUTURO
GUÍA DE PREDICACIÓN

MARZO 18 - 2015

Ser Cristiano Hoy

(Texto base HCH.2, 42-45)

Objetivo

Profundizar sobre la importancia que tiene para la familia, la sociedad y el mundo el ser un verdadero cristiano que nace, crece, se forma y madura su fe en comunidad para cumplir su misión trasmitiendo a otros el sentido real de vivir en común-unión con Cristo y los hermanos.

Introducción

La Primera Comunidad Cristiana: En este texto San Lucas, quien escribió el libro de los Hechos de los Apóstoles, ha querido trasmitirnos la importancia de vivir en comunidad, partiendo de la vida de los primeros cristianos, modelo para el cristiano de hoy:

En el texto encontramos (v.42) cuatro características como son la enseñanza de los Apóstoles, la comunión, la fracción del pan y las oraciones, características fundamentales de la comunidad cristiana de Jerusalén y base ideal para la edificación  de la Iglesia de Cristo.

Desarrollo

1.    Características fundamentales:

a)  Se mantenían constantes en la enseñanza de los Apóstoles

¿Quiénes eran los que se mantenían? los recién llegados que se acogieron y se bautizaron dice el v.41 de este mismo capítulo. Son los que comienzan el camino de conversión los que anhelan conocer más sobre la vida y hechos de Jesús, que ahora vive glorificado a la diestra del Padre. Los cristianos que formaban la primera comunidad entienden la necesidad de fortalecer su compromiso de fe y vida.

Estas enseñanzas dadas por los Apóstoles componen la tradición oral que encontramos en la base de los evangelios, comprendidas en una dimensión  nueva y eran explicadas a la luz de los acontecimientos cristianos, enseñanzas de las que podemos extraer dos elementos:

Uno: La Escritura. El anuncio de la Buena Nueva apoyado por la Palabra de Dios                     

Dos: El testimonio personal. El relato innegable de los testigos presenciales de lo que se está  anunciando.

Lucas en primer lugar habla de la enseñanza. Los discípulos enseñan quién es Jesús, qué hace, qué dice y cuál era el proyecto de vida que propone. También enseñan la forma como murió y resucito y el por qué y él para qué y dan testimonio. Difícil amar a quien no se conoce, razón por la que en primer lugar está la enseñanza que lleva al conocimiento de la verdad, optando así por amarle y seguirle.

b)   En la comunión:

Cuando Jesús inicia su vida pública elige a los Doce, quienes en adelante serían sus compañeros y de quienes espera sean totalmente solidarios de su misión de enseñanza y misericordia (Mc.3, 14; 6,7-13). Esta comunión es espiritual, de fraternidad profunda y efectiva, cuyo centro es Jesús.

Después de Pentecostés, los creyentes comenzaron a reunirse en asambleas fraternas, allí Vivian la caridad, la unidad, la alegría y especialmente la sencillez de corazón (Cf. Hch. 2,44ª; 4,32ª) En ellos (los creyentes) había un solo corazón y una sola alma. Es decir, un auténtico amor llevado a la práctica.

Jesús dijo: “en esto conocerán todos que sois discípulos míos; si os tenéis amor los unos a los otros" (Jn. 13, 35). En este mundo donde se promueve el consumismo y el poseer más y mejores bienes que nuestros semejantes, sigue siendo un signo importantísimo de caridad fraterna el compartir con otros, el renunciar a la aparente superioridad que da el “tener”, sigue siendo algo que sorprende y cuestiona a quien se entera de ello.

La unión fraterna que vivían los cristianos de la primera comunidad se genera de la adhesión que tenían con Jesús, forjando fuertes lazos de fe, amor y caridad que los llevaba no sólo a poner en común sus bienes, sino también a soportar las persecuciones (Cf. 2Co. 1,-7)

¿De qué manera manejas tus bienes materiales para dar testimonio de tu hoy como cristiano?

c) En la fracción del pan:   

La fracción del pan es el signo judío que fue utilizado por Jesús cuando bendecía y distribuía en pan como cabeza de familia (Cf. Mt 14,19). Los primeros cristianos comenzaron a celebrarla como un rito de “comunión” de unos con otros y con el Señor Jesús misteriosamente presente en la comunidad. Se refiere al “Pan Eucarístico” que es alimento indispensable de esta comunión permanente (Jn.6, 56) para que el cristiano guste por anticipado del gozo eterno, sueño de todo corazón humano y esperanza de Israel estar eternamente con el Señor (1Tes. 4, 17; Jn.17, 24).

d) Y en las oraciones:

Las reuniones de la primera comunidad también eran asambleas de oración, oraban, hacían peticiones e intercedían unos por otros, alababan y daban gracias; oraban en el templo o en las casas donde se reunían.

Promesa de Jesús: "Os aseguro que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, sea lo que Fuere, lo conseguirán de Mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy Yo, en medio de ellos." (Mt 18, 19-20)

2. El temor de todos: v.43

“Pero el temor se apoderaba de todos, pues los apóstoles realizaban muchos prodigios y signos” También sucedía ante los prodigios realizados por Jesús, todos se llenaban de temor y ahora lo experimentan con los apóstoles.

Se confirma lo dicho por Jesús: Los apóstoles son capaces de realizar signos extraordinarios, (Mc. 16,17), muestra de su fe y del poder de Dios.

3.  La unidad y el común de los creyentes: Los vv: 44 al 47 vamos a ver:

Según la necesidad de cada uno, quienes tenían bienes los iban vendiendo para compartir conforme a la necesidad del otro, dándole más a quien más necesitaba y menos a quien menos necesitaba. Tampoco se trataba de vender todo bien, la casa de alguno de ellos la ponían al servicio de la comunidad. Aquí aplica lo dicho por San Ignacio de Loyola: No desear más pobreza que riqueza, más enfermedad que salud, sino lo que sea para mayor gloria de Dios, si a alguien le hace falta algo que lo tenga.

En esa misma unidad todos “acudían diariamente al Templo con perseverancia y con un mismo espíritu”. Como fieles judíos seguían perseverando, compartiendo con alegría y sencillez del corazón, totalmente abiertos al actuar de Dios en sus vidas, donde le alababan, bendecían y daban gracias por su realización y plenitud encontrada en Cristo Jesús, además gozaban de simpatía en medio del pueblo.

Conclusión

El “ser cristiano hoy” en nada puede diferenciarse de los cristianos de la primera comunidad, cuando ha encontrado su plenitud en Cristo Jesús y al encontrarla tiene un sólo interés: glorificar a Dios en el hermano; Impregnados de Su amor, misericordia y bondad, nuestro compromiso es la búsqueda del bien común, incluso compartiendo sufrimientos, rechazos y críticas. Ante un mundo tan egocéntrico el llamado es a marcar la diferencia orando, alabando y compartiendo de lo mejor que se tiene.

La invitación, según San Juan es a permanecer en comunión con Cristo quien a su vez, nos lleva a tener comunión con el Padre y comunión fraterna entre cristianos así la alegría es completa (1Jn.1, 3),

Taller

Piensa y comparte:

  • ¿Qué diferencia hay entre la primera comunidad y la de hoy?
  • ¿Qué llamo la tu atención en lo visto y cuál será tu actitud a partir de hoy?
  • ¿Qué crees que falta o sobra hoy en nuestras comunidades cristianas para   que haya credibilidad? ¿Cuál es tu compromiso frente a ello?

 

BIBLIOGRAFÍA

BIBLIA DE JERUSALÉN

CARRILLO. Salvador LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES. Editorial Carera 7ª. Ltda. Bogotá – Colombia – 1983

Editorial Herder – 1967       

www.edciones72.comHechos de los Apóstoles

XAVIER Leon-Dufour – Vocabulario de la Teología Bíblica – Vol.66