• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg

 

COMUNIDAD HOMBRES Y MUJERES DE FUTURO

 

GUÍA DE PREDICACIÓN

Noviembre 18 – 2015

¿Quién gobierna tu vida?

Texto base: MC. 10, 23-27

OBJETIVO

Descubrir cuál es la verdadera riqueza o tesoro que hay en nuestra vida, en nuestro corazón, y en este momento darnos cuenta quién nos gobierna y nos dirige y a dónde nos dirige.

INTRODUCCIÓN

Si nos preguntáramos en este momento ¿quién de nosotros quiere entrar en el Reino de los Cielos?  Tal vez responderíamos que queremos, pero surgiría otra pregunta: entonces ¿qué tenemos que hacer? Para entrar en el Reino de Dios hay  unas exigencias; el Señor nos dice en su palabra: anda vende todo lo que tienes, dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo. Después ven y sígueme. Cf. Mc.10, 21b. Me exige parar un momento y evaluarme, mirar quién está ocupando el primer lugar en mi corazón, en mi vida, quién o qué es lo más importante para mí. Cuando logramos identificar esto empezaremos a priorizar lo que debe ser más importante para nuestra vida.

DESARROLLO

¿Cómo nos podemos dar cuenta de que el Señor Jesús no es el que reina y gobierna nuestra vida? cuando en nuestra vida hay otra clase de dioses, de cosas que me dirigen, que controlan mi vida, aunque aparentemente pensemos que somos nosotros quienes tenemos el control, cosas como el poder, el tener y el placer. Creemos que estas cosas nos dan seguridad. Muchas veces ponemos nuestra confianza en el dinero o en las cosas materiales, en las riquezas de este mundo y pensamos que ahí esta nuestra felicidad, cuando realmente nos están quitando libertad porque nos volvemos esclavos, nos atan, nos amarran, nos quitan libertad porque la verdadera libertad es hacer el bien y sólo si Jesús es el Señor de tu vida podrás vivir para hacer el bien, sin apegos ni aprehensiones (leer Mt.6, 24).

Cuando una persona acumula bienes pierde mucho tiempo y energías tratando de resguardar, de proteger todo lo que tiene, así no sean muchas cosas. El apego a ellas hace que haya una guerra constante en el corazón. Cualquier detalle se vuelve una amenaza contra sus pertenencias o propiedades. Las “cosas” que una vez él pensó que eran suyas, se están apoderando de él, son esas cosas o pertenencias las que manejan su vida. Son las cosas del mundo las que se enseñorearon en su vida, ya no es libre.

Por esto es que el evangelista nos dice: Jesús, mirando a su alrededor, dice a sus discípulos: « ¡Qué difícil es que los que tienen riquezas entren en el Reino de Dios!»

 El Señor nos quiere libres porque Él nos creó libres para Él, para que Él nos gobierne, nos guíe, nos dirija y sea el primero y único Señor de nuestra vida y nuestro corazón;  así  empezaremos a vivir el Reino de Dios en nuestras vidas, a ser verdaderos discípulos y servidores de Jesús.

CONCLUSIÓN

No acumulemos cosas en nuestra vida: ni cosas, ni dinero, ni nada material. Si nos sobran cosas en nuestra casa, donémoslas; alguien, con seguridad, está necesitando lo que ya no usas. El verdadero tesoro es el Señor Jesús, Él es la verdadera felicidad, la verdadera libertad, en quien debemos tener puesta nuestra esperanza y nuestra confianza. Él, que es el tesoro escondido, debemos buscarlo siempre sin cansarnos. Cada vez que renunciamos a nuestras esclavitudes, apegos a nuestros otros dioses, estamos dándole el primer lugar a Él y dejándolo que gobierne y dirija nuestra vida y esto lo podemos ir logrando a través de este caminar con el Señor y descubrir día tras día que Él es nuestra gran riqueza; que Jesús lo dio todo por nosotros con tal de que estemos con Él en el Reino de Dios junto al Padre en su Gloria por toda la eternidad. (1 Timoteo 6,17-19.)

TALLER

1.    ¿Quién o qué gobierna tu vida?

2.   ¿De qué o de quién dependo?

3.   ¿Cuáles son mis  seguridades?