• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg

 

COMUNIDAD HOMBRES Y MUJERES DE FUTURO

MINISTERIO DE PREDICACION - Guía de Predicación

Febrero 17 / 2016

¡ERES TÚ EL REGALO ANHELADO!

Lc.1, 38-45

OBJETIVO

Enfatizar a los asistentes la importancia de servir con prontitud, siguiendo el ejemplo de María, quien después de recibir de parte del Ángel del Señor el anuncio de ser partícipe del misterio de salvación no se enalteció, por el contrario fue en busca de su prima Isabel para ponerse a su servicio, pues a su avanzada edad también esperaba un hijo; Juan Bautista.

INTRODUCCION

Con el anuncio del Ángel, María acoge una nueva misión: servir, de inmediato emprende camino sin dar importancia a la distancia que debía recorrer o dificultades que en el camino y en su estado pudieran presentarse, esta actitud proporciona un hecho excepcional con la manifestación del Espíritu Santo y es el encuentro de dos mujeres que de manera especial hacen historia: María e Isabel, María representa el Nuevo Testamento que está empezando e Isabel representa el Antiguo Testamento que estaba terminando.

También es el encuentro del Antiguo Testamento que con el Nuevo Testamento.  El Antiguo Testamento acoge el Nuevo con gratitud y confianza, reconociendo en ello el don gratuito de Dios que viene a realizar y a completar la expectativa de la gente, dándole el Mesías tan esperado.

DESARROLLO

En este texto nos encontramos con tres personajes principales y de los cuales tenemos mucho que aprender:

1.    Profesión de fe, de amor y entrega: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra” (Lc. 1, 38). Desde el primer momento, María profesa sobre todo la obediencia de la fe, abandonándose desde la pureza de su corazón al significado de las palabras de la anunciación, que provenían del Dios mismo.

María, Madre del Verbo encarnado, en quien está la dignificación de los hijos de Dios, la esperanza de la salvación definitiva. María pertenece a los “humildes y pobres del Señor”  lleva en sí, como ningún otro entre los seres humanos, aquella « gloria de la gracia » que el Padre « nos agració en el Amado », y esta gracia determina la extraordinaria grandeza y belleza de todo su ser. María permanece así ante Dios, y también ante la humanidad entera, como el signo inmutable e inviolable de la elección por parte de Dios, de la que habla la Carta paulina: « Nos ha elegido en él (Cristo) antes de la fundación del mundo, eligiéndonos de antemano para ser sus hijos adoptivos » (Ef. 1, 4.5). Esta elección es más fuerte que toda experiencia del mal y del pecado, de toda aquella « enemistad » con la que ha sido marcada la historia del hombre. En esta historia María sigue siendo una señal de esperanza segura.

2.    Isabel receptora del gran regalo, la visita de la madre del “Salvador”¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!” (Lc. 1, 45). Palabras que solo pueden ser inspiradas por alguien supremo, el “Espíritu Santo” Es un saludo lleno de sentido, es la manifestación que da el Espíritu a través de quien se ha consagrado para El. María la totalmente llena de Espíritu Santo impregna con su presencia a Isabel, quien a su vez exclama: “y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!” (v.v.43-45) Con el elogio de Isabel a María es el llamado de Lucas a las comunidades y hoy a nosotros a creer en la Palabra de Dios, pues la Palabra de Dios tiene la fuerza para realizar todo aquello que nos dice porque es Palabra creadora.

 

CONCLUSION

Todo ser humano como hijo de Dios tiene una misión y un llamado por cumplir, bienaventurado, feliz o dichoso sea quien ha creído y decide serle dócil al Espíritu Santo permitiéndole que El purifique su corazón y en si todo su ser, convirtiéndose en su receptor y canal que trasmite vida, dinamismo, alegría, fe y esperanza.

Obediencia y fe son virtudes de un corazón limpio, sensible al llamado de Dios, por lo que el hombre se confía libre y totalmente a Dios, tal como lo vemos en la actitud de María, realización perfecta de fe y obediencia.

 

TALLER

Comenta a tu hermano:

·         ¿Servir con prontitud es una prioridad para ti?

·         ¿Cuál ha sido la mayor satisfacción en tu vida de servicio?

·         ¿Qué esperas cuando haces un favor?

 

BIBLIOGRAFIA

Biblia Jerusalén

www.catholic-church.org

La Orden de los Carmelitas