• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg

 

FUNDACIÓN HOMBRES Y MUJERES DE FUTURO
GUÍA PARA PREDICACIÓN

Junio 1° - 2016

La misión de Jesucristo también es nuestra misión

Lc. 4, 16-19

OBJETIVO

Exhortar a la asamblea sobre que nosotros como iglesia estamos llamados a continuar con el proyecto de Jesús, de una manera valiente y decidida, convencidos de que no estamos solos, pues la presencia viva del Espíritu Santo, es la que nos da la fuerza necesaria para anunciar la buena nueva.

INTRODUCCIÓN

Con este mensaje del Papa Francisco a la iglesia, podemos nosotros motivarnos a ser partícipes del proyecto de Dios: La iglesia está viviendo el año santo de la misericordia, un año de gracia, de paz, de conversión y alegría que concierne a todos, grandes y pequeños, cercanos y lejanos. No hay fronteras ni distancias que puedan impedir a la misericordia del padre llegar a nosotros y hacerse presente en nosotros. Seamos pues esos canales de bendición, anunciando la buena nueva, proclamando la liberación a los cautivos, guiando a los que caminan en la oscuridad, y proclamando el año de gracia del Señor.

DESARROLLO

Para llevar a cabo esta misión partimos de la pregunta ¿en qué consistía la acción y la palabra de la persona de Jesús? Para responderla el texto de Lucas presenta el programa, el proyecto de la persona de Jesús. En este texto se hallan cuatro aspectos importantes:

  1. (v.v. 16). Vino a Nazaret, donde se había criado y según su costumbre entró en la sinagoga el día sábado y se levantó para hacer la lectura. Jesús hace la lectura a fin de meditar las enseñanzas de la ley. Es decir que la persona de Jesús no sólo quiere explicar la palabra, él quiere también actualizarla, traduce lo que la palabra dice en una actitud que lleva a la vida. De modo que Jesús será el consuelo para un pueblo que se encuentra sin proyecto ni perspectivas viviendo en una condición de exclusión y marginamiento.
     
  2. (V.v. 17). Le entregaron el volumen del profeta Isaías: A todo judío adulto se le permitía con la autorización del jefe de la sinagoga, hacer la lectura pública del texto sagrado. No fue por casualidad que halló el capítulo de la lección que le anunciaba, pues los lectores que se reunían en la sinagoga eran miembros instruidos de la comunidad. De manera, que el libro cerrado estaba para quien quisiera abrirlo y así interpretarlo. Quien lo tenía abierto no lo había leído, ni mucho menos lo había actualizado.
     
  3. (v.v. 18). ¿Quiénes son los destinatarios del programa y proyecto de Dios? Jesús lee la promesa de Isaías en el capítulo 61, mezclado con Isaías 35 e Isaías 58,6, en el cual se comunica el proyecto de Dios y su programa:
    • Anunciar a los pobres la buena nueva (Lc 12-12), los pobres eran los que no poseían nada, era el límite extremo para llegar a la marginación. Pobreza Espiritual (Mt 5,3).
    • Proclamar la liberación a los cautivos. Def. Cautivos: aplica a las personas que se sienten atraídas por una cualidad determinada o dominada por alguna cosa. El pueblo había perdido su libertad, la cual debía ser rescatada.
    • Dar  Vista a los Ciegos consiste en tener la capacidad de mirar la realidad con crítica por dentro y por fuera, con el fin de transformarla y conducirla hacia la eficacia de sus acciones.
    • Libertad a los oprimidos, es la esperanza que a través de la persona de Jesús el pueblo tiene para liberarse de la opresión y de la explotación que lo oprime, superando la marginalidad, entrando a la armonización del proyecto de Dios que es amor y misericordia sin límites.
       
  4. Proclamar el año de gracia (v.v. 19): hace referencia a un tiempo de jubileo, cuya finalidad es dar la posibilidad de reiniciar una vida nueva para todos. Es como un año de tregua donde todos recomienzan un nuevo tiempo en su vida, donde no solo se reconoce y se toma conciencia de la promesa de Dios, sino además, se experimenta la misericordia del Padre, ésta se convierte en justicia nueva en todas las relaciones de los hombres y las mujeres, como fraternidad universal.

CONCLUSIONES

  1. Caminemos de la mano de la iglesia, que es madre y maestra y vivamos este año de la misericordia haciéndonos partícipes del proyecto de Dios.
  2. Seamos canal de bendición para el más necesitado.
  3. Pongamos en práctica las enseñanzas de Jesús, para que las personas vean en nosotros no solo un proyecto de vida, si no el rostro de Jesucristo que es la misericordia del Padre.

TALLER

  1. A partir de esta enseñanza qué decisión tomas hoy, para poner en práctica este año jubilar.
  2. ¿Estás dispuesto a hacer de la misión de Jesucristo un proyecto de vida en tu vida?
  3. ¿Qué elementos aportarías para ser ese canal de bendición?

BIBLIOGRAFÍA

  • Biblia de Jerusalén
  • STIORNOLO,Ivo. Cómo leer el evangelio de Lucas: Los pobres construyen la nueva historia. San Pablo, Bogotá 2008.