• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg

 

FUNDACIÓN HOMBRES Y MUJERES DE FUTURO
Guía de predicación

Diciembre 7 – 2016

¿LE DAS A LA NAVIDAD SU VERDADERO SIGNIFICADO?

Lucas 2, 8-20

 

Objetivo

Dar a este tiempo de navidad su verdadero significado teniendo en cuenta que, el nacimiento de Jesús es ante todo un acontecimiento de vital importancia y trascendencia para el ser humano.                                                                                       

Introducción

Dios Padre, en su proyecto de salvación del ser humano, también llamado la economía de la salvación, quiso que su único Hijo se engendrara y viniera al mundo y se hiciera en todo semejante al hombre, menos en el pecado. Llegado el momento, comienza a hacerse realidad este proyecto salvífico de Dios y nace en la tierra el salvador de la raza humana. Es Jesucristo, que vino a redimirnos del pecado, a saldar nuestra deuda y a darnos entrada a la vida eterna.

Desarrollo

NAVIDAD

Festividad anual en que el mundo cristiano conmemora el natalicio o nacimiento de Jesús, el unigénito de Dios. Eso precisamente es la navidad, la conmemoración del nacimiento del Señor Jesús hace ya más de 2000 años. Desafortunadamente, y cada vez más, este acontecimiento ha ido perdiendo importancia en el mundo entero, aún para los mismos cristianos. Llega el adviento, que sería el momento adecuado para prepararnos a celebrar tan importante acontecimiento en nuestra vida, pero en cambio, nos preocupamos más por los regalos que vamos a dar, por la gran cena de navidad, qué vamos a preparar, qué vamos a ofrecer a la familia, en fin, todo un mundo de cosas que es lo que el mundo nos ha ido imponiendo, cosas que podrían ser distractores del verdadero motivo de celebración:

El nacimiento del único que podía venir a liberarnos del pecado y a salvarnos.

Miremos lo que El evangelista Lucas nos dice:

Lucas 2,1 y 3

1Por aquellos días salió un edicto de César Augusto* ordenando que se empadronase todo el mundo

3 Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad.

Era preciso que el redentor de los seres humanos naciera en Belén, puesto que esto había sido prometido por Dios mediante la profecía de Miqueas 5:2. Dios, había anticipado desde la eternidad que este suceso del empadronamiento se diera y usó estas circunstancias para que se cumpliese la profecía. Ese llamado a empadronarse, aunque pareciera un mandato del César, fue sino un designio de Dios.

Lucas 2,4-5:

4 Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David,

para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta.

También José y María probablemente sin saber exactamente los planes de Dios se dirigieron a Belén y obedeciendo al mandato del César, estaban dando también cumplimiento a la profecía de Miqueas.

Lucas 2,6

Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento.

Dios todo lo hace bien, justo y a tiempo, sin margen de error, el salvador que había sido prometido nació en el tiempo exacto; el tiempo de Dios. La Biblia dice en Gálatas 4:4: Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la leyHabía un tiempo exacto, determinado por Dios en el que el Salvador habría de venir al mundo. Cualquier persona hubiese esperado que el Hijo de Dios naciera con grandes lujos y no en la pobreza ni con tanta precariedad, pero Lucas 2:7 dice: Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón: una escena triste, el Salvador no tenía un lugar para nacer, sino un establo, una pesebrera, que es un lugar donde se alimentan los animales, un lugar que por lo general no huele bien, ni es un lugar muy higiénico. Pues allí decidió Dios que naciera su Hijo por amor a nosotros.   

Al respecto nos dice san Pablo en 2 Corintios 8,9: Pues conocéis la generosidad de nuestro Señor Jesucristo, el cual, siendo rico, por vosotros se hizo pobre a fin de enriqueceros con su pobreza.Y (Filipenses 2:7): Por amor a nosotros Dios dejó su gloria y tomó forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres.

Dios, por amor a nosotros dejó su gloria, y no vino primero a reyes ni a sabios.

Veamos que dice Lucas 2,8: Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche.Notemos que los primeros en saber del nacimiento del Hijo de Dios fueron los pastores, personas humildes y de escasos recursos. Eso para indicarnos que Cristo no requiere de grandes fiestas con mucha comida, sino personas con un corazón sencillo y limpio, dispuesto a recibirlo.           

Continuemos leyendo la Escritura: 

Lucas 2,9-10:

Se les presentó el ángel del Señor, la gloria del Señor los envolvió en su luz y se llenaron de temor.

El ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo:

Ellos, se llenaron de temor por lo que habían visto, pero fueron tranquilizados por el ángel y les dio una gran noticia que sería de gran gozo para todos.

¿Temes a la llegada de Dios a tu vida? ¿Temes a que Él sea el que gobierne tu vida?

¿Cuál fue la noticia? 

Lucas 2,11:

Os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor*;

Los pastores conocieron que el Salvador de la humanidad ya había llegado al mundo, el Mesías, el príncipe que ellos esperaban.

Sigue diciendo Lucas 2:12

Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. 

La señal era clara para que no hubiera equivocación y así poder encontrar al Salvador.

Proseguimos con el verso 13 y 14: Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían:

 !!«Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace*.»

Los ángeles celebraban la Navidad alabando a Dios.

¿Qué es lo que debes hacer si alguien te habla del Salvador? lo que pasó en Lucas 2:15

Cuando los ángeles, dejándoles, se fueron al cielo, los pastores se decían unos a otros: «Vamos a Belén a ver lo que ha sucedido y el Señor nos ha manifestado.»

Los pastores sin perder tiempo se fueron a donde estaba Jesús.

Lucas 2,16: Fueron a toda prisa y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.

Los pastores se apresuraron; Pero sus carreras o quehaceres no fueron comprar regalos, ni tampoco buscar el mejor árbol de navidad, ni ver a Santa, ni ninguna otra cosa, su premura fue ir a conocer al Salvador. También tú busca al salvador primero. Ven a sus brazos apresurándote, mientras todavía estás vivo(a) Si lo buscas de corazón, podrás comenzar un nuevo año como los pastores, con un nuevo corazón y la tranquilidad y la certeza de que Él está en ti todos los días de tu vida. (Mt 28, 20b)

Lucas 2,17-18:                                                                                                     

17 Al verlo, contaron lo que les habían dicho acerca de aquel niño;

18 y todos los que lo oyeron se maravillaban de lo que los pastores les decían.

Cuando lo sientas en tu corazón palpitando, actuando, dándote toda Su paz y la esperanza que tanto querías, corre a contar a todos, quién es el que te ha dado esa nueva vida y la paz que nace de la certeza de tenerlo vivo en tu corazón y de su actuar permanente en ti.

Y ¿cómo celebraron la primera navidad los pastores? Lucas 2:20

Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho. 

Glorificando y alabando a Dios.

Conclusión

¿Qué es entonces la navidad? no son fiestas, ni paseos, ni regalos, ni nada de eso, la navidad es uno de los acontecimientos más importantes del mundo: es el nacimiento del Salvador. Habíamos perdido la Gracia y nos fue devuelta por Jesucristo, cuyo nacimiento estamos por celebrar.  Entonces, ¿Cómo será que quiere el Señor que celebremos su nacimiento? ¿No será que lo que quiere es que celebremos como hermanos en Cristo, unidos en armonía, perdonando a quienes tenemos que perdonar o pidiendo perdón a quien hemos ofendido y reconciliados alabándole y glorificándole a Él? ¿Agradeciéndole por la salvación que nos ha dado por medio de su Hijo y consagrándole nuestras vidas?

Taller:

  • Y tú, ¿has encontrado al salvador?
  • ¿Cómo piensas celebrar esta Navidad?