• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg

 

FUNDACIÓN HOMBRES Y MUJERES DE FUTURO

GUÍA DE PREDICACIÓN

Marzo 29 – 2017

¿SABES CUÁL ES EL VALOR DE TU VIDA?

 

“Bendecimos a Dios por la dignidad de la persona humana, creada a su imagen y semejanza. Nos ha creado libres y nos ha hecho sujetos de derechos y deberes en medio de la creación.” doc. Aparecida #104. Brasil.

 

OBJETIVO

Reflexionar sobre lo que ha sido nuestra vida a partir del momento en que Dios nos creó, y lo que hemos hecho con ese don maravilloso que ha puesto en nuestras manos. ¿Le das a tu vida el valor que realmente tiene?

INTRODUCCION

Este tiempo de cuaresma nos ayuda a meditar en muchos aspectos de nuestra vida cristiana, recordándonos que no somos obra terminada ni mucho menos. Hoy los invitamos a meditar en el don más importante que se nos ha dado.

De un extremo a otro, la Biblia presenta un sentido profundo de la vida en todas sus formas y un sentido profundo de Dios que se nos revela en la VIDA. El hombre persigue con esperanza infatigable la vida, pero muchas veces hace a un lado el hecho de reconocerla como el don sagrado que es.

EL VALOR DE LA VIDA

En el capítulo primero de Génesis encontramos uno de los relatos de la creación, allí todo viene a la existencia por orden de Dios y todo es creado por orden ascendente de dignidad. La creación y todos los seres han recibido de Dios el don de la existencia, el hombre y la mujer creados a imagen de Dios, se hallan en el centro de las obras creadas, y han recibido por voluntad de Dios el dominio sobre los otros seres vivos.

En este relato de la creación, a la voz de Dios todo toma vida, (Dios habla y algo se materializa): La luz se aparta de la oscuridad, las aguas quedan unas arriba y otras abajo, ordena que las aguas se reúnan en un lugar llamado mar y que aparezca lo seco llamado tierra, y ordena que en la tierra se produzca toda clase de plantas: hierbas que den semilla y árboles que den fruto. Dos luces, una grande para alumbrar el día y la pequeña para alumbrar de noche. Ordena que bullan las aguas de animales vivientes y que aves revoloteen sobre la tierra. Y dijo Dios: produzca la tierra animales vivientes.

Gn 1,26-27

Luego dijo: “HAGAMOS AL SER HUMANO A NUESTRA IMAGEN, COMO SEMEJANZA NUESTRA…” Y MANDE SOBRE LOS DEMAS SERES VIVOS.

“CREÓ, PUES, DIOS AL SER HUMANO A IMAGEN SUYA, A IMAGEN DE DIOS LOS CREO, MACHO Y HEMBRA LOS CREO”.

Vemos como Dios crea toda clase de vida para ponerla al servicio de la plenitud de su creación: el hombre y la mujer, a los que imprime su más alta distinción; SU IMAGEN Y SEMEJANZA. Ser imagen y semejanza de Dios subraya el hecho de que al estar dotado de inteligencia y de voluntad, puede entrar activamente en relación con Dios, además de recibir el dominio sobre los demás seres vivos y la creación entera. Cf. Salmo 8. (Dominio que se refiere más a proteger que a explotar y agotar)

Cierro mis ojos y puedo escuchar la voz de Dios poniendo toda la creación a mi servicio. Puedo ver la vida que le dio a las plantas y animales que nos sirven de alimento y que a la vez deben sostener la vida de todos los seres humanos del mundo sin que este alimento falte. Hoy puedo captar más, que el sol y el agua son vida que da vida, todo hecho por nuestro Padre Dios para el ser humano, para su felicidad y vida eterna.

¿Qué pasó con la vida maravillosa que Dios creó para nosotros? Perdimos la vida con Dios por el pecado, perdimos el paraíso terrenal donde todo era armonía, equilibrio y paz, nos alejamos de nuestro creador y perdimos el rumbo de la vida junto a él. Dimos la espalda a su Alianza y sus mandatos y a medida que nos alejamos se desdibuja su imagen de Amor y Santidad en nosotros, y nos sumergimos en el mundo del pecado donde lo malo a sus ojos es bueno para nosotros. No nos damos cuenta que hemos elegido la muerte, desperdiciamos el Don de la Vida en odios, rencores, violencia, egoísmo, ambición, asesinato (aborto) y divisiones. Hicimos mal uso de la libertad con la que Él nos creó.

Pero Dios no se complace en la muerte, (Ez 18,31-32) no había creado al hombre para dejarlo morir sino para que viviera, lo atrae con cuerdas de amor y le propone los caminos de la vida: “MIRA, YO PONGO HOY DELANTE DE TI LA VIDA Y EL BIEN, LA MUERTE Y EL MAL”. Dt 30, 15.

“TE PONGO DELANTE VIDA O MUERTE, BENDICION O MALDICION. ESCOGE LA VIDA PARA QUE VIVAS TU Y TU DESCENDENCIA…” v 19-20.

Dios indica dos caminos, para que sepamos escoger en libertad; el de la voluntad del Señor que lleva a la vida verdadera, a su proyecto de amor y justicia. El otro da la espalda a Dios, es la autodestrucción, que lleva a la muerte. Este camino es el que escoge el ser humano para vivirlo sólo y construir su mundo sin Dios. Un mundo donde prima el YO y mi familia y no el prójimo, un mundo donde el Dios dinero reina y gobierna mi vida y la de mi familia y no nos permite mirar hacia afuera a los que sufren y nos necesitan.

Los Profetas hablan constantemente al pueblo de los dos caminos, y el pueblo vuelve y opta en libertad equivocadamente. Pero Dios continúa llamándonos a la vida. Heb 1,1-3.

Dios Padre en su infinito amor y misericordia por el hombre y la mujer, envía a su Hijo para que EN EL TENGAMOS VIDA Y VIDA EN ABUNDANCIA. Jn 10,10. En él recibimos la VIDA NUEVA, él es el camino al Padre, con su vida pasión, muerte y resurrección, nos ha rescatado de la fosa, ¡LA MUERTE HA SIDO VENCIDA POR EL SEÑOR DE LA VIDA! Así que el valor de tu vida es exactamente lo que vale la sangre de Cristo. Él pagó por todos nosotros, derramó hasta la última gota por ti y por mí. Ese fue el precio.   

Jesucristo fue exaltado para conceder la conversión definitiva y el perdón de los pecados, La conversión es reconciliación y VIDA NUEVA que nos lleva a la comunión con el Padre, nos hace sus hijos y hermanos de Cristo. Hace brotar por la caridad derramada en nuestros corazones, frutos de justicia, perdón, dignidad y paz dentro de nosotros y en el mundo.

Recordemos que el don más precioso que posee el ser humano es la vida, sin embargo, en los valores sociales actuales la vida se encuentra en uno de los últimos lugares de la lista. Lo vemos en el hecho de que le pagan a un sicario $ 30.000 o $50.000, y quizá hasta menos, por asesinar a una persona, o en el hecho de que cada vez las jóvenes se embarazan desde edades cada vez más tempranas y la solución es el aborto.

Los seres humanos no apreciamos la vida como don precioso de Dios. Si fuera así, no pasaríamos la vida entera tratando de responderle al mundo debatiéndonos entre el tener, el placer, y el poder, en lugar de responderle a Dios con la vida que Él quiere que llevemos, amándonos los unos a los otros, como Él nos ha amado.

 Así nos lo dice el Señor en Lc 9,23-25

 “Decía a todos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí, ése la salvará.

Pues, ¿de qué le sirve al hombre haber ganado el mundo entero, si él mismo se pierde o se arruina?”

 

¡JESUCRISTO ES EL DON PRECIOSO DE LA VIDA!

“y la esperanza no falla, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el espíritu santo que nos ha sido dado”. Rm 5, 5.

                            

TALLER:

  • La familia es el espacio de vida por excelencia, ¿en qué forma se manifiesta más la vida en tu familia? (solidaridad, comprensión, diálogo, servicio, etc.)
  • ¿Hay en tu familia algún área en donde falte la bendición de Dios?