• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg

 

COMUNIDAD HOMBRES Y MUJERES DE FUTURO

GUÍA DE PREDICACIÓN

Diciembre 6 - 2017

Del pesimismo al optimismo

Texto base: Jn 6, 5-13

OBJETIVO

Identificar las características de un discípulo que desarrolla el valor del optimismo con el fin de aprender a superar las adversidades y dificultades que hacen parte del proceso constructivo de la vida familiar y social.

INTRODUCCIÓN

A la hora de afrontar las situaciones estresantes de la existencia humana, es clave la manera de aplicar las estrategias y las acciones para lograr grandes y mejores resultados en lo que se quiere alcanzar. Los mecanismos o las soluciones que se emplean son importantes cuando se trata de resolver un problema. Algunos podrán tomar la decisión de evadir la situación, otros mucho más eficientes y constructivos buscarán enfrentar la dificultad, sintiéndose más capaces, con más confianza y probabilidad de ver las bendiciones de Dios.

De esta manera, las estrategias que las personas usen para alcanzar algo mejor en su vida determinan un paso definitivo, caminar del pesimismo al optimismo, éste como un valor que puede desarrollar toda persona que sabe tomar iniciativa de hacer lo que debe hacer y sin detenerse buscando siempre algo más. Esta es la escena que muestra el Evangelio según San Juan; dos personajes (Felipe y Andrés) con características diferentes a la hora de resolver problemas y de ayudar a los hermanos.

CONTENIDO

El texto que presenta el capítulo 6 del Evangelio de Juan muestra la preocupación de Jesús por la supervivencia del pueblo de Dios. Nota que hay mucha gente y, como en el desierto que describe el Antiguo Testamento se padece de mucha hambre; es decir, surge un problema por resolver. De ahí, que es interesante ver cómo la narración muestra cómo Jesús provoca en los discípulos una situación a la que deben dar solución. Las reacciones y decisiones de acción son diferentes, unos seguidores como Felipe con pesimismo no dará solución, otros como Andrés, ofrecerán propuestas con disposición a servir y compartir, haciendo posible que las cosas sucedan, representando novedad para el pueblo de Dios. Miremos las características de los pesimistas y de aquellos que se atreven a hacer algo más, los optimistas:

 

1.    Las personas pesimistas: Felipe representa a aquellos que no dan solución

a.    Debido a la poca confianza que tienen en sí mismos desechan objetivos y oportunidad para alcanzar mejores cosas en su vida y en quienes hacen parte de su entorno (v.v 7)

b.    Se hace la idea de que todo saldrá mal por temor al fracaso (cf. v.v. 7)

c.    El pesimista solo escucha la voz de la gente y actúa sin solución

d.    Felipe considera que es realista y por ende, capaz de ver solo el problema, todo le parece malo, pues se niega a ver algo más de lo que se observa o se experimenta.

e.    Felipe no quiere arriesgar y prefiere asumir una actitud sin compromiso, evitando vivir por encima de sus posibilidades y capacidades.

f.     Felipe ve una calamidad en la oportunidad

2.    Andrés (humano), representa a aquellos que hacen que las cosas sucedan

a.    Andrés, ve una oportunidad en la calamidad para crecer, aprender y recibir las bendiciones del Señor (v.v.9-10)

b.    El optimista no busca cambiar y reprochar personas, solo quiere promoverlos influyendo en ellos con paciencia y tolerancia

c.    Aprende de los fracasos y sugieren nuevas propuestas

d.    Desarrollan la confianza y se comprometen, convencidos que es posible ver milagros

e.    Sus principios son sólidos, y aunque surjan los problemas y crisis buscan irradian tranquilidad y paz

f.     No son espectadores ante las crisis, son protagonistas del cambio

g.    Sugieren soluciones, aunque parezcan pequeñas o no tengan importancia para el momento

h.    Confía en Dios, en sí mismo y en los demás

i.      Saben trabajar en equipo, sembrando esperanza y alegría

j.      Se dejan sorprender de las maravillas del Señor

k.    No esperan que las cosas sucedan, por el contrario, se esfuerzan para que las cosas sucedan por sus acciones y decisiones

l.      No se rinden ni se dejan aplastar por su peso, y aunque la noche es oscura saben que habrá un nuevo amanecer y que el río tiene dos orillas

m.  Ven las metas antes de alcanzarlas

CONCLUSIONES

a.    La persona optimista hace más por mejorar y piensa menos en su malestar

b.    El optimista busca más y mejores soluciones y se esfuerza por intentarlo muchas más veces.

c.    El pesimista frena los procesos y arrastra a las personas hacia el miedo, la angustia, la pasividad, el espíritu negativo. El optimista ayuda a crecer y promover, compartiendo de lo que tiene y viendo en todos, personas libres (Jesús mando a la gente que se sentará. En este tiempo sólo la gente que era libre se sentaba para comer los alimentos) (v.v. 10)

d.    El optimista siempre es parte de la solución

e.    Pasar del pesimismo al optimismo es aprender a ver lo bueno en la calamidad o la dificultad para aprender y continuar el camino

TALLER

a.    ¿Cómo reaccionas y asumes los problemas que surgen en el proceso de tu vida familiar, comunitaria y social?

b.    ¿Qué tienes hoy para compartir y proponer como novedad para mejorar las situaciones adversas que existen en medio de tu entorno?

c.    ¿Qué añadirías a las características que propone el Evangelio sobre la figura de Andrés? Y ¿Cuáles asumirías tú como herramienta para crecer y continuar en la labor de ser un discípulo del Señor?

BIBLIOGRAFÍA

  • Biblia de Jerusalén
  • BORTOLINI,José. Cómo leer el Evangelio de Juan. El camino de la vida. San Pablo, Bogotá- Colombia, 2008.