• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg

 

FUNDACIÓN HOMBRES Y MUJERES DE FUTURO

GUÍA DEPREDICACIÓN

Abril 18 - 2018

DE LA ADICCIÓN, A LA LIBERTAD

Gálatas 5,1SS

Objetivo

Reconocer que casi todos estamos predispuestos a alguna adicción, y mediante esta reflexión, permitir que el Espíritu de Jesucristo sondee nuestra conciencia e ilumine esa área que tal vez desconozcamos en nosotros mismos.

Introducción

Adicciones, esclavitudes y dependencias, son tres palabras que describen la realidad de muchos seres humanos. De una u otra manera somos adictos; unos en grado notorio, otros de manera inconsciente.

Hasta hace pocos años la Organización Mundial de la Salud solo aceptaba como Adicción: el alcohol, las drogas y el sexo. Hoy en día las cosas han cambiado y se consideran enfermedades adictivas muchas más: Los juegos de azar, excesiva ingesta de dulce, el tabaco, la televisión, el internet, las redes sociales. También pecados capitales como gula, avaricia etc. Estas personas en el fondo son esclavos, dependientes de algo y pocas veces comentan en público o buscan ayuda por no reconocer que tienen una dificultad o una conducta que distorsiona el comportamiento humano y las relaciones interpersonales.

Este fenómeno involucra también a toda la familia, pues el daño no es solo para quien padece la enfermedad. El adicto está perturbado mental y emocionalmente y necesita un grupo médico de apoyo que le ayude a superar su descontrol. Espiritualmente también necesita de un acompañamiento que le ayude a descubrir la clave definitiva de su sanación: Abrirse al poder de Dios y recibir su gran amor y así iniciar un proceso de conversión.

Desarrollo

La fe cristiana es fe en la liberación del pecado; del mal que está en nosotros. La libertad tiene dos aspectos: Negativo, es la ruptura con las amarras que nos sujetan; pero positivamente no es solo sentirnos libres de… sino para que…

La Libertad es la auténtica soberanía de Dios en la persona expresada en una vida animada por el amor; los testigos de la libertad no serán gentes meramente libres de ataduras, sino que serán personas apasionadas abiertas a Dios para proponer a otros el testimonio, condición para ayudar a los demás mostrando el fruto de una vida liberada puesta por el mismo creador.

¿Quién nos muestra la plena soberanía de Dios sino Jesucristo?  Para Jesús, Dios es su cercanísimo, su único porvenir, Dios está ahí para Jesús y en Jesús, en esta adhesión incondicional encuentra Él su Libertad (“Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió”). El Reino es la venida de Dios en la plenitud de su amor en Él, el amor capaz de limpiar nuestras repulsas, vicios y adicciones.

Jesús es Libre a lo largo del camino en el que se vació y se desposeyó de sí; libre hasta el final en una cruz donde entregó cuanto era por amor a nosotros para liberarnos del pecado. Devolviéndonos un horizonte y una nueva esperanza por medio de su Espíritu que nos saca de miedos, temores, vicios y adicciones. Jesucristo es el único que devuelve a nuestra vida la verdadera libertad. “Donde está el Espíritu del Señor hay Libertad” (2 Cor 3, 17)

Esta es la buena noticia; el corazón del mensaje cristiano: La salvación traída por Jesucristo. Cuando Él pregunta: ¿y vosotros quien decís que soy yo? La pregunta también plantea la identidad del cristiano. ¿Cuál es el misterio que hace que nosotros los cristianos actuemos distinto del común de las personas?  Dios nos ha creado para la libertad, sentirnos libres es cortar todas las ataduras que nos retienen, es la vocación propia y específica de los cristianos. El Mensaje cristiano es restauración de la obra creadora.

Conclusión

La mayoría de personas tenemos algún vicio o adicción; enfermedades en mayor o menor grado que afectan nuestra salud, nos hacen esclavos de comportamientos y actitudes dañinas. Además de buscar ayuda médica especializada en el tema, debemos buscar también una guía espiritual para tener una sanación definitiva, haciendo vida la Palabra: “Para ser libres nos ha liberado Cristo, manteneos firmes y no os dejéis oprimir nuevamente por el yugo de la esclavitud”. (Gal 5, 1-2.)                                  

Taller

  • ¿Reconoces en ti actos o conductas repetitivas y descontroladas que pueden crear adicciones, dependencias y esclavitudes?
  • ¿Reconoces alguna dependencia tuya que esté afectando tus relaciones personales o tu vida de familia?

Bibliografía

  • Biblia de Jerusalén
  • Joseph Thomas, S.J. Llamados a la libertad.
  • Padre Higinio A. Lopera, C.J.M. De la Adicción a la Libertad.