• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg

 

FUNDACIÓN HOMBRES Y MUJERES DE FUTURO
TEMA PARA ASAMBLEAS

Febrero 19 /2020

CONFÍA EN DIOS Y SALDRÁS DE LA TRISTEZA

Personaje Bíblico: Ana, madre de Samuel

Objetivo:

Presentar, a la manera de Ana la madre de Samuel, algunas herramientas prácticas para no quedarnos en la tristeza.

Nota: Te sugerimos ver este video para preparar tu predicación:

http://fhfrecursos.hombresymujeresdefuturo.org/02 De La Tristeza A La Alegria.mp4

Desarrollo:

Lo primero que tendríamos que decir, es que tenemos derecho a estar tristes. Está bien sentir tristeza y manifestarla, lo que no debemos hacer es vivir en la tristeza.

Muchas veces las personas se angustian demasiado porque nos ven tristes y hacen todo tipo de cosas o buscan ayudas por todas partes y no nos permiten vivir un momento de tristeza que podamos tener. Acompañemos con sabiduría al que sufre y escuchémosle con amor y con paciencia.

La tristeza es un estado de ánimo contrario a la alegría y al gozo, que está relacionado con una circunstancia difícil: como la enfermedad, o una pérdida, etc.

Pero, aquellos que han encontrado a Cristo, ya saben que la mayor causa de tristeza la produce la ausencia de Dios en su vida. Por difícil e incomprensible que sea la situación que se está viviendo, es el Señor quien da la fuerza necesaria para seguir adelante.

Posibles causas de la tristeza:

  • Ansias de poder, tener o placer que no se logran.
  • Pretender tener más de lo que se puede.
  • No alcanzar las metas propuestas.
  • No amarse y aceptarse como se es, por ejemplo, físicamente, bulimia, anorexia... Filipenses 4,11: “he aprendido a contentarme con lo que tengo...”  “todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.
  • Una pérdida, dentro de lo cual podemos contemplar la pérdida de la salud, de un ser querido, de un miembro o un órgano del cuerpo, etc.

La tristeza viene casi siempre por un sufrimiento. Muchas personas se preguntan ¿por qué se sufre?, ¿para qué?

¿Qué es el sufrimiento?

  • Es una realidad que tenemos que enfrentar en algún momento de la vida y aunque unos son mayores que otros, para cada cual su sufrimiento es muy importante y es único.
  • Es un misterio: En el sentido en que no entendemos el por qué y muchas veces ante determinada situación dolorosa nos preguntamos ¿dónde está Dios?

Reflexionemos sobre Jesucristo en el huerto de los olivos, su muerte en la cruz, y que también Él en algún momento se sintió sólo, cuando dijo “¿Padre por qué me has abandonado?” Es pues un misterio que sólo se disipa con la Esperanza de la salvación. Aunque Jesús no lo percibía, el Padre siempre estuvo con Él.

Aspectos positivos del sufrimiento:

  • Nos hace madurar: Miremos lo que nos dice San Pablo al respecto en Rom. 5,3-4: Más aún; nos gloriamos hasta en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación engendra la paciencia, la paciencia, virtud probada; la virtud probada, esperanza,
  • Nos sensibiliza ante el dolor humano: Sólo quien ha pasado por una determinada dificultad, puede entender a otra persona en la misma dificultad.
  • Tiene valor purificador: expiación de los pecados.
  • Tiene valor educativo o de corrección. (Hbr 12,5) “No menosprecies la corrección del Señor, ni te desanimes al ser reprendido por Él”
  • Por último, el sufrimiento tiene valor intercesor: puedes interceder por otros que estén pasando por una situación similar a la tuya.

Personaje bíblico:  ANA

Lee y analiza profundizando el siguiente texto, para poder predicarlo como modelo para salir de la tristeza y no quedarnos en ella:  1 Samuel.1ss, para entrar en contexto explicar a la asamblea de manera corta, quién era Samuel.

¿Qué hace Ana en ese momento de tristeza porque no ha podido concebir el hijo que tanto anhela?

  1. Busca a Dios.
  2. Ora profundamente, colocándolo en las manos de su creador esa situación; es decir se abandona en Dios.
  3. Ya nunca volverá a estar triste; a pesar de que todavía no era un hecho su embarazo, es decir, tiene plena confianza en Dios. Entregarle las cosas a Dios, de alguna manera es desprenderse, y Ana entrega a su hijo.
  4. Cumple las promesas hechas a Dios.
  5. Agradece a Dios. Canto de victoria.

La invitación es a imitar a Ana en la forma de enfrentar su tristeza.

La alegría verdadera viene de Dios; quien está cerca del Señor, quien pasa verdaderos momentos de intimidad con Dios, es un cristiano alegre. No quiere decir esto que no tenga momentos de dolor y de tristeza, pero con el Señor logra superarlos y salir de ese estado. La paz y el consuelo de Dios no son como los que da el mundo. Jn 16,33 “Les he dicho estas cosas para que tengan paz en mí, en el mundo tendrán tribulación, pero ánimo yo he vencido al mundo”

La mejor terapia para la tristeza es estar muy cerca de Dios, abandonarse en Él, confiar en Él y ayudar a otros.

Datos prácticos para ayudar a quien sufre:

  1. Hacernos presentes. En una de sus cartas Pablo nos dice “reír con los que ríen, llorar con los que lloran.” No hace falta hablar, sólo estar ahí.
  2. No compadecerlos: Necesitan comprensión, no compasión, es decir hacerle sentir que vale, que puede, animarlo, convencerlo de que aún hay esperanza. Remarcarle sus cualidades y aspectos positivos.
  3. No discutir con esa persona: Tiene su sistema nervioso demasiado alterado, por lo que no aceptará razones. Escuchémosle sin discutir.
  4. Tratar de distraer su pensamiento: Si es posible hablar de otro tema.
  5. Comprometerlo en una actividad: y si nos es posible acompañarlo, un paseo, una actividad física, etc.
  6. Palabra de Dios. Recomendarle que lea diariamente La Palabra.

Oración. Ahora pide la intervención del Espíritu Santo y ora por los miembros de la asamblea para que se abandonen más en el Señor, se acerquen cada vez más a Él y obtengan fuerzas para sobrellevar sus cargas y acompañar y comprender a los que sufren.

Taller

¿Cuánto tiempo oras cada día?

¿Escuchas al Señor diariamente?

¿Cuál es tu actitud en un momento difícil?

Extractado del curso: “Sanación del corazón desde las escrituras”