• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg

FUNDACION HOMBRES Y MUJERES DE FUTURO

MINISTERIO DE PREDICACION - GUIA DE PREDICACION

Marzo 26 de 2014

 

¿SABES TÚ, EN QUIÉN ESTÁ PUESTA TU FE?

(2 Timoteo 1,12)

OBJETIVO:

Identificar en quién tenemos puesta hoy nuestra fe; si verdaderamente la tenemos puesta en Dios, o ¿en quién?, o ¿en qué?

 

INTRODUCCION:

La fe es ante todo una adhesión personal del hombre a Dios y al mismo tiempo e inseparablemente aceptación libre a toda la verdad que Dios ha revelado; por esto la fe cristiana difiere completamente de la fe que podemos depositar en otro ser humano o en otra criatura. Es bueno y debemos confiar en los demás, pero es indispensable confiarse totalmente a Dios y creer absolutamente lo que Él dice. Sería vano y errado poner una fe semejante en una criatura.

 

DESARROLLO:

Como Iglesia debemos confesar nuestra fe, en un sólo Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Para el cristiano creer en Dios es creer también en Aquel que Él ha enviado “Su Hijo amado” en quien Él ha puesto toda su complacencia. El mismo Jesús nos lo dice en Jn. 14,1 “Creéis en Dios, creed también en mí”. Del mismo modo confesamos también nuestra fe en el Espíritu Santo, pues es el Espíritu Santo quien revela a los seres humanos quién es Jesús, porque “nadie puede decir Jesús es el Señor si no es por la acción del Espíritu Santo” (1 Cor 12,3)

Recordemos cuál era el sentido de la  palabra fe en otras culturas:

En hebreo: La palabra fe: tenía a la misma raíz que afirmarse y ser firme.

En griego: la palabra fe: significaba la confianza que se podía tener en un deudor, como la garantía que había dado.

Justamente cuando hablamos de creer en una persona estamos hablando de esta confianza de que nos habla el griego, fiarse de alguien, confiar en esa persona, es un acto de la voluntad. La fe cristiana es también un acto de la voluntad, pero es ante todo un Don de Dios, una virtud sobrenatural infundida por Él. Para que el ser humano dé su respuesta al Dios que se revela es necesaria Su gracia y la participación de la libre voluntad humana al depositar toda su confianza en Él y en su Palabra. Nadie debe estar obligado contra su voluntad a abrazar la fe.

La necesidad de la fe

Puesto que sin fe es imposible agradar a Dios, (Heb 11,6), Creer en Cristo y en Aquél que lo envió para salvarnos, es necesario para obtener esa salvación y llegar a participar en la condición de sus hijos. Nadie es justificado sin la fe, y nadie, a no ser que haya perseverado hasta el fin, obtendrá la vida eterna. (Cc. Vaticano I- Cf Cc de Trento).

Así las cosas, miremos un poco en nuestro interior, en quién o en qué tengo yo puesta mi fe, mi seguridad.

Toda la vida del ser humano debe resumirse en alcanzar la eternidad que ya nos ha sido dada, pero que por fiarnos de las cosas del mundo, por creer en ellas o depositar toda nuestra fe en alguien, la dejamos escapar. 

Quien no quiere fiarse de Dios, se ve obligado a escuchar las voces de tantos ídolos que le gritan: “fíate de mí”.

Creer en Dios significa confiarse a un amor misericordioso, que siempre acoge y perdona, que sostiene y orienta la existencia, que se manifiesta poderoso en su capacidad de enderezar lo torcido de nuestra historia. (Carta Encíclica, LUMEN FIDEI, La luz de la fe, Papa Francisco Pg.21).

 

CONCLUSIÒN:

-       A todos los cristianos,  el misterio mismo de la Trinidad, nos recuerda que fuimos hechos a imagen de esa Comunión Divina, por lo cual no podemos realizarnos ni salvarnos sólos. (Evangelii Gaudium, LA ALEGRIA DEL EVANGELIO  Nº178, Papa Francisco Pg.140.

 

-       Para el cristiano, creer en Dios es inseparablemente creer en Aquel que él ha enviado, “Su Hijo amado”, en quien ha puesto toda su complacencia (Mc 1,11). Y ej el espíritu santo que nis revela quién es Jesús. (Catecismo de la Iglesia Católica Nº 151) 

 

  TALLER:

-       ¿Crees tener toda tu fe puesta en Dios?

-       Con mi vida, en la cotidianidad ¿estoy siendo testimonio de la presencia de mí fe?

 

 

BIBLIOGRAFIA:

Cartas Encíclicas: Lumen Fidei- Evangelli Gaudium

Catecismo de la iglesia Católica

Biblia de Jerusalén

 Biblia latinoamericana

Biblia de estudio Dios Habla Hoy