• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg

FUNDACIÓN HOMBRES Y MUJERES DE FUTURO

MINISTERIO DE EVANGELIZACIÓN - GUÍA DE PREDICACIÓN

Abril 30 – 2014

  ¿ES TU DIOS EL DIOS ÚNICO TODOPODEROSO?

Deuteronomio 6, 4-5

 

Objetivo:

Reconocer que Dios es el absoluto, su grandeza y majestad, deteniéndonos un poco en el significado de lo que decimos al comenzar nuestra profesión de fe.

Introducción:

“Creo en Dios todopoderoso, creador del cielo y de la tierra”es la primera afirmación que hacemos al recitar nuestra profesión de fe. Esta afirmación nos lleva a recordar lo dicho por el mismo Dios a Moisés en Deuteronomio 6, 4-6:

Escucha, Israel: Yahveh nuestro Dios es el único Señor.

 Amarás a Yahveh tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza”

Y de igual manera en Isaías 43, 1-7: “Así dice Yahveh el rey de Israel, y su redentor, Yahveh Sebaot: «Yo soy el primero y el último, fuera de mí, no hay ningún dios”.

De tal manera que cuando comenzamos el credo, empezamos confesando la unicidad de Dios, tal y como Él se ha revelado. Pero verdaderamente ¿creemos lo que decimos? O simplemente ¿estamos repitiendo una fórmula de memoria y sin mucho sentido?

Desarrollo:

Abraham es llamado el padre de todos los creyentes, porque aunque su padre servía a otros dioses en Caldea, él, después del llamado que le hace el Señor, contra todo lo que es creíble, “cree en Dios y en su palabra”, cree en su omnipotencia y en su fidelidad; por esto, Abraham decide poner toda su existencia en función de la promesa que le hace Yahveh, (Gen 12,1-3) y es por esto que al momento de la prueba, por la fe Abraham es capaz de ver más allá de lo aparente, como si viera lo invisible, responde con una fe que se mantendrá firme.

Abraham  es desde ese momento el precursor de los que descubrirán al Único Dios verdadero.

De esta misma manera, cuando todo parece perdido, cuando las cosas no sean claras para nosotros, cuando la salvación resulta inaccesible en el plano visible, requerimos de una fe que permanezca, que se mantenga firme, una confianza total en Dios.

Creeren Dios, el Único, tiene implicaciones muy importantes para toda nuestra vida:

  • Creer en ese único Dios nos conduce a reconocer su grandeza y su majestad que, es tan grande que supera nuestros conocimientos y nuestra ciencia.
  • Vivir en acción de gracias. Reconocer también que si es el Dios Único, todo proviene de Él. Al respecto nos dice san Pablo ¿“Qué tienes que no hallas recibido?” (1 Cor 4,7), ¿Cómo podremos pagarle al Señor todo el bien que nos ha hecho? (Sal 16,12). Cuando reconocemos que todo proviene de Él, entendemos que de Él también provienen las ciencias y todo aquello que nos sirva para nuestro crecimiento y desarrollo integral.
  • Reconocer la unidad, la igualdad y la dignidad de todos los seres humanos, pues todos hemos sido hechos a imagen y semejanza de Dios.
  • Nos compromete a usar bien las cosas creadas. Todo fue creado para que el hombre lo administrara. Debemos usar las cosas en la medida en que nos acerquen a Él y separarnos de todo aquello que nos aparte de Él (Mt 5,29-30 – 19,23-24)
  • Por último, confiar en Dios en todas las circunstancias de la vida, incluso en la adversidad.

 

Conclusión

La fe en Dios nos mueve a volvernos solo a Él como a nuestro origen y nuestro fin último, a ponerlo en primer lugar sobre todas las cosas y a no sustituirlo con nada.

Quizá uno de nuestros grandes problemas, es que en muchos momentos de la vida nos parece que Dios no va a ser capaz con nuestros problemas, no creemos en que es verdaderamente omnipotente, que “es el que es”, que es el gran creador y dueño del universo entero y comenzamos a sustituirlo con diosecillos que terminan por manejarnos, convirtiéndose en “el señor” de nuestras vidas como el dinero, como el poder, como la propia imagen, etc.

Escucha Israel, el Señor, nuestro Dios es el Único Señor…(Dt 6,4; Mc 12, 29)

 

Taller:

¿Qué significa para ti que Dios es Único?

¿Qué tienes en tu vida que no lo hayas recibido de Dios?

 

Bibliografía:

VOCABULARIO DE TEOLOGÍA BÍBLICA- X. LÉON-DUFOUR

CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA