• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg

FUNDACIÓN HOMBRES Y MUJERES DE FUTURO

MINISTERIO DE MAESTROS - GUÍA DE PREDICACIÓN

ENERO 28 / 2015

Familias conforme al corazón de Dios

(Colosenses 3,12-15)

Objetivo:

Reconocer que somos los obreros de nuestra familia, que entre todos vamos formando el tejido familiar que da soporte a la vida en esa primera comunidad a la que pertenecemos; comunidad en donde deben reinar el amor, la comprensión, el diálogo, la generosidad y la bondad.

Cuento:

Jamás lo perdonaré, jamás y así se lo grité en la cara. La anciana hablaba de su hermano a la enfermera que le traía su medicamento. Vino aquí a reclamarme porque cuando murió mi madre, dijo que yo había tomado más cosas que los demás hermanos de las que le pertenecían a mi madre. Especialmente una cucharita de porcelana rosada muy bella y vino a decirme que le devolviera la cucharita. Y volvió a gritar “Jamás lo perdonaré, jamás…

Entre tanto, la enfermera pensaba cómo por una simple cucharita se rompían lazos familiares. ¿Cuántas cucharitas rosadas hay en mi vida, pensaba luego la enfermera, que me separan de los demás y me separan también de Dios? Mi incapacidad de perdonar me aleja de mi familia y me aleja de Dios. ¿Cuántas cucharitas rosadas insignificantes pero mortales hay en mi vida?

- - - - - - - - - - - -

La Palabra de Dios en la Biblia nos da pautas importantes para unas buenas relaciones comunitarias, que se adaptan perfectamente a cada una de nuestras familias, Veamos:

Col 3:12 "Revestíos, pues, como elegidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre, paciencia,"

Col 3:13 "...soportándoos unos a otros y perdonándoos mutuamente, si alguno tiene queja contra otro. Como el Señor os perdonó, perdonaos también vosotros."

Col 3:14 "Y por encima de todo esto, revestíos del amor, que es el vínculo de la perfección."

Col 3:15 "Y que la paz de Cristo presida vuestros corazones, pues a ella habéis sido llamados formando un solo Cuerpo. Y sed agradecidos."

La ciencia ha comprobado luego de largos experimentos y estudios, que hay dos actitudes que influyen de manera determinante para que una relación de pareja perdure: la bondad y la generosidad.

(Estudio hecho por los esposos John y Julie Gottman, Psicólogos)

La bondad puede verse como un músculo que entre menos lo ejercites más se debilita y por el contrario entre más lo ejercites más se fortalece.

Es esa bondad que ejercitas cuando tu pareja expresa una necesidad y tú aun estando cansado(a) o distraído(a) en tu computador o leyendo el periódico, o en el oficio, aun así apoyas a tu pareja y respondes con interés. O la mayor muestra de bondad que se da durante una pelea, cuando en lugar de desprecio y agresión muestras comprensión y logras dialogar pacíficamente. Y por su puesto, la bondad  se demuestra también y de manera espléndida en el perdón.

La bondad no significa que no podamos expresar nuestra ira, pero nos guía en la forma en que debemos expresarla.

La generosidad, mostrada como pequeños actos de amor en la compra de un detalle para tu pareja sin un motivo especial, o en un acto de servicio ayudando en las labores de la casa, o en dedicarle a tu pareja tiempo de calidad para escucharla o para tocar algún tema de su interés. También es parte de la generosidad alegrarse genuinamente con una buena noticia de su pareja, sobre su trabajo etc.

Una pareja que ejercita la bondad y la generosidad en su relación está mostrando permanentemente esas actitudes a sus hijos, está sembrando siempre generosidad y bondad, de tal modo que hacen que esas actitudes formen parte de la relación familiar.

 La bondad y la generosidad deben estar presentes en cada miembro de la familia, debemos ejercitarlas para que ese tejido familiar sea fuerte y soporte los momentos de conflicto, de dolor, de pérdida, etc.

Conclusión:

Bien dice el libro de los proverbios 17,1 que más vale comer pan duro y vivir en paz que tener muchas fiestas y vivir peleando.

Cada miembro de la familia tiene una responsabilidad grande en la construcción de ésta, siendo la pareja la protagonista en cuanto a lo que se siembra. Es muy difícil dar de lo que no se ha recibido.

Familias unidas, agradecidas, que se aman, se perdonan, en donde permanentemente hay actos de generosidad y de bondad, son familias conforme al corazón de Dios

Taller:

¿Reconoces que la bondad y la generosidad son actos habituales en tu familia?

Dar un ejemplo reciente.

Bibliografía:

Conferencia Episcopal Colombia, folleto TIEMPO DE FAMILIA

Apartes tomados del artículo adaptación del original escrito por Emily Esfahani Smith