• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg



FUNDACIÓN HOMBRES Y MUJERES DE FUTURO
Guía de Predicación Semana 22 de Junio 2022

LA TECNOLOGÍA EN LA FAMILIA DE HOY

Texto Base: Rom. 6,16.

Objetivo

Propiciar el uso correcto de los medios electrónicos y virtuales para mejorar el diálogo familiar en el seno del hogar.

Introducción

La tecnología cambió la manera de ver y vivir el mundo. Y en la familia ayudó a facilitar la cercanía, acortando las distancias y mejorando la calidad de vida de sus integrantes. Haciendo un buen uso de esta tecnología podemos estar disfrutando de nuestros afectos y necesidades con inmediatez.

La Iglesia Católica, que siempre ha estado a la vanguardia de los acontecimientos de la humanidad, tanto en lo social, político y en especial con la ciencia y la tecnología en el mundo de hoy que avanza vertiginosamente, debe reaccionar ante esos desafíos iluminada a través de la fe y la ayuda en la persona de Jesucristo. (La palabra de DIOS).

Las nuevas generaciones son afectadas por la cultura del consumismo, creando aspiraciones personales profundas, egocentristas, con una lógica individualista, que marcan una línea divisoria del presente con el pasado, al punto de cambiar lo familiar, lo hogareño, -excluyendo el vínculo más sagrado, el compartir personal, el contacto físico, lo interpersonal- por lo virtual.

Desarrollo

A la hora de analizar este mensaje sobre los medios de comunicación tecnológicos de hoy, es usual centrarnos en uno de los documentos del Concilio Vaticano ll: el decreto Inter Mirífica, que traduce "Medios de Comunicación Social".

Su Santidad el Papa Pablo Vl afirmaba que la Iglesia se sentiría culpable ante DIOS si dejara de usar los medios de comunicación. Es decir, que la tecnología hace parte de un bien de la humanidad. El problema es la forma inadecuada como se usa, que hace que se vuelva algo negativo que va en contra de los principios, valores humanos y en especial los cristianos.

Vamos a tener en cuenta algunos pasos para colocar en práctica, evaluando también algunos aspectos, que, aunque son negativos se hacen necesarios, en referencia y puntual el uso del internet.

Las cosas existen para un propósito, y en este siglo XXl no son la excepción las nuevas tecnologías de las comunicaciones. Una cosa es hablar de las anteriores tecnologías o medios como el periódico, la TV, la radio, y otra cosa hablar de los medios electrónicos o dispositivos que se usan en el seno del hogar. Estos últimos están al alcance de todos, y en algunos casos se vuelven adicciones, dependencias que afectan la mente y la buena y sana convivencia al interior de la familia.

La familia tiene un orden y éste comienza desde la unidad y la decisión de una pareja, obviamente a la manera de DIOS: hombre y mujer (Gén 1,27). Los padres han dado la vida a los hijos, y por tal razón tienen el deber de educar: son los primeros formadores.

1er. aspecto: Acompañar

Cuando los padres están de acuerdo en cómo educar a sus hijos, se hace más fácil controlar el uso adecuado de estos medios digitales, que son el tema de muchos conflictos familiares. Claro está que esa labor en algunos casos la cumple uno de ellos, ya sea por falta de tiempo del otro o por falta de uno de los cónyuges.

Lo más relevante es estar cerca de los hijos, y más cuando se trata de los medios virtuales que han sido un éxito total, pero pueden ser un peligro para las familias católicas. Lo conveniente es mirar a qué se conectan nuestros hijos, hablar con ellos y hacer énfasis en los riesgos y peligros.

2do. aspecto: Margina la intimidad con DIOS

Aunque este aspecto es negativo es importante evaluar. El uso excesivo de los dispositivos conectados a la virtualidad, nos apartan de la realidad y nos absorben al punto de apartarnos de lo más necesario y fundamental: de DIOS. Para nosotros como bautizados es un peligro inclinarnos e incluso preocuparnos por lo que pasó en Internet, más que por servir donde DIOS nos ha puesto con la responsabilidad de una familia.

Con frecuencia estamos más pendientes de las redes sociales que de las cosas de DIOS. Es clave tener presente que lo más relevante e importante es dar el 1er lugar a DIOS. (Mt.6,24: “Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y despreciará al otro”).

En esencia, las redes sociales no nos llevan a la intimidad con Él y lo principal, tampoco a la salvación. E incluso, en algunos momentos dejamos de orar por estar mirando las redes sociales.

3er. aspecto: Nos vuelve esclavos

El uso de los dispositivos digitales de manera excesiva nos distrae, nos hace desviar la mente al punto de vivir un mundo diferente. Lo peligroso es que a algunos jóvenes les contamina la forma de pensar y de actuar, cayendo a vivir de retos que atentan contra su propia vida.

Al dejar los hábitos sanos de compartir en familia (estamos en casa pero en el hogar no), esa esclavitud nos impide satisfacer nuestras necesidades afectivas: estamos de cuerpo presente, pero nuestra mente esta distraída y lo más tremendo, esclavizados, atados.

En términos sociales los medios virtuales nos hacen estar conectados más con el mundo, pero desconectados del seno del hogar. Solo en DIOS encontraremos el sentido de ser libres, ejercitando la mente y el cuerpo en cosas productivas. (Gal. 5,1).

4to. Aspecto: Ser modelo

Cuando se exige algo debe predominar el modelo para que el ejemplo dé frutos. Hablar de los medios electrónicos en el hogar significa que la autoridad como padres responsables se debe ejercer como es: con exigencia para controlar el uso del celular, la Tablet, el computador u otro dispositivo. Esto requiere que nosotros mismos como padres les demos un uso adecuado y responsable; de ese modo contribuiremos a hacer un buen uso de ellos, especialmente cuando se trata de las redes sociales. Obviamente teniendo en cuenta las edades: si son pequeños que no se vuelva solo de entretención, sino más bien aprovechar ese medio audiovisual para dejar una sana enseñanza. Cuando son adolescentes es muy diferente, porque es algo que ha estado con ellos desde sus tempranas edades. Aquí prima el diálogo que ayude a un equilibrio afectivo y responsable, hasta el punto de conocer los amigos; otra es tener horarios para mostrar que es una regla que todos debemos cumplir.

La idea es concienciar de los peligros que ofrecen las redes, y que es mejor ser guiados por DIOS. Deut 6,6. Las redes nos muestran modelos que influyen y marcan rumbos que afectan el comportamiento, y no siempre son los mejores. El mejor ejemplo es el que dan los mayores responsables en el hogar.

La Palabra de DIOS nos hace reflexionar esta pregunta: ¿Qué abres primero: el Facebook o la Biblia?

Cuando damos a conocer en todo a DIOS para sembrar y poder elegir para decidir. Mt 16,23.

5to. Aspecto: Cómo afecta la comunicación en la familia

Un relevante efecto del excesivo uso de las redes sociales es el aislamiento de los integrantes; no se interactúa, no hay el verdadero sentido de hogar, se vive en la estructura física pero no en un hogar; cada uno se encuentra en su alcoba independiente (encerrado) perdiendo toda comunicación verbal y afectiva.

Ya no se acercan a la mesa, y si lo hacen están ocupados, incluso sin tener conciencia de quién se encuentra al lado. En ocasiones ni siquiera están conscientes de lo que están comiendo. Es importante reflexionar sobre estos comportamientos. El mundo actual nos sumerge en estos medios, y en este tiempo vertiginoso de las comunicaciones puntualmente las virtuales, lo que hay que analizar y aplicar no es prohibir porque hace parte de la tecnología actual en la familia, sino dar el buen uso para no tener la tentación de estar conectados a cada momento.

Finalmente es tener en cuenta que lo más importante es la unión familiar haciendo eco la advertencia de la Palabra de DIOS. Mc.3, 24-25.

Conclusiones

  • Los medios tecnológicos de hoy son necesarios e importantes; la responsabilidad y el uso adecuado harán que no afecten el seno de la familia.
  • Las redes sociales van a la vanguardia de la tecnología actual; la sana y correcta educación las pueden hacer benéficas o perjudiciales