• hambre.jpg
  • limpios.jpg
  • lloran.jpg
  • mansos.jpg
  • misericordiosos.jpg
  • paz.jpg
  • perseguidos.jpg
  • pobres.jpg

 

Comunidad Hombres y Mujeres de Futuro
Guía de Predicación

Julio 6 – 2016

De la oración a la acción

Lc 9, 28 – 36

OBJETIVO

Comprender que la oración es el camino que nos lleva al encuentro personal con Jesucristo, que nos transfigura y va formando en nosotros la imagen de Jesús y nos lleva a la acción, a servir al hermano.

INTRODUCCIÓN

Lucas en su evangelio nos muestra a un Jesús orante en todos los momentos cumbres de su servicio, para Jesús la comunicación con el Padre era fundamental para comprender exactamente lo que el Padre quería que él hiciera, después de orar y comprender la voluntad del Padre empezaba a ejecutar su misión.

En este relato de la transfiguración Lucas nos muestra como Jesús comienza orando y a medida que su oración es más íntima con el Padre sus discípulos: Pedro, Juan y Santiago son testigos del cambio que ocurre en los vestidos y en el rostro de Jesús y lo ven hablando con Moisés y Elías, sobre su partida que iba a cumplirse en Jerusalén. 

CONTENIDO

“Jesús tomó consigo a Pedro, Juan y Santiago, y subió al monte a orar”. Jesús llevó a los discípulos porque quería hacerlos participes de la Gloria y testigos para dar a conocer “lo que han visto”. El monte es el espacio del encuentro con Dios, del diálogo íntimo con el Señor,  allí es donde se reciben las revelaciones, Moisés y Elías recibió su misión en el monte, debemos tener un sitio especial para encontrarnos con Dios, para tener un diálogo íntimo con Él y para discernir su voluntad.

“y mientras oraba, el aspecto de su rostro se mudó y sus vestidos eran de una blancura fulgurante.” Mientras oraba Jesús es transformado, su semblante resplandece con una luz que viene de dentro, se manifiesta en Él la gloria de Dios.

“Y he aquí que conversaban con él dos hombres, que eran Moisés y Elías; los cuales aparecían en gloria” Estos dos personajes pudieron cumplir su misión a pesar de las luchas y las rebeldías del pueblo porque siempre estaban en oración y ésta los fortalecía y los llevaba a descubrir cuál era la voluntad de Dios;  tanto sacrificio valió la pena y ahora aparecen disfrutando de la Gloria de Dios.  

“y hablaban de su partida que iba a cumplir en Jerusalén”. La partida se refiere a la muerte que va a cumplirse en Jerusalén, la ciudad que mata a los profetas, con la muerte de Jesús se da la realización plena del camino salvífico de Dios con su pueblo, con su muerte Jesús nos muestra su adherencia total a la voluntad del Padre en quien se abandona, con una confianza plena de hijo.

“Pedro y sus compañeros estaban cargados de sueño, pero permanecían despiertos”. Nos muestra la incapacidad de los discípulos de comprender y seguir el camino de Jesús hasta las últimas consecuencias, igual pasó en el huerto de los olivos en la oración y agonía de Jesús (Cf Lc 22, 45-46). Hasta después de la resurrección cuando Jesús se revela logran entender el misterio pascual.

“y vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con él”. Moisés y Elías personifican todo el AT cuyas promesas se cumplirán a través de la palabra y la acción de Jesús quién es el que verdaderamente cumple e interpreta la voluntad del Padre.

“Cuando ellos se separaron de él, dijo Pedro a Jesús: “Maestro, bueno es estarnos aquí. Podríamos hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías sin saber lo que decía”. Pedro desea dilatar este momento de tanta felicidad, tal vez piensa haber llegado a la meta sin pasar por la cruz, desea construir tres tiendas similares a las del cielo, para prolongar ese momento en la tierra.

“Estaba diciendo estas cosas cuando se formó una nube y los cubrió con su sombra; y, al entrar en la nube se llenaron de temor” esto nos recuerda la tienda del encuentro (cf. Ex 40, 29). La gloria de Yahvé en el monte santo en la cual entró Moisés Cf (Ex 24, 15-18) También nos recuerda la anunciación Cf (Lc 1, 35). El poder del Altísimo los cubrió con su sombra. Ya no hay necesidad de la tienda que quiere construir Pedro, el Padre les descubre la gloria e invita a los discípulos a entrar en ella. La transfiguración de Jesús es una acción típica del Padre.

“Y vino una voz desde la nube que decía: 'Este es mi hijo, mi Elegido; escuchadle' ” Cuando los discípulos hacen silencio reverencial es cuando el Padre se manifiesta. En Jesús se debe descubrir al Hijo, al Elegido es la revelación más grande y el imperativo es que debemos escucharlo.

Después de todo lo ocurrido Jesús baja dispuesto a aceptar la cruz que le espera en Jerusalén. Los discípulos callan y sólo después del cumplimiento de la pasión serán testigos de “lo que han visto”.

Cuando una persona ora se empiezan a ver cambios que la van llevando poco a poco a transformar su vida y a descubrir cuál es su misión en este mundo. La misión la lleva a la acción. El Papa Francisco nos dice en su homilía del 21 de Julio de 2013:

También en nuestra vida cristiana, queridos hermanos y hermanas, oración y acción están siempre profundamente unidas. Una oración que no nos lleva a la acción concreta hacia el hermano pobre, enfermo, necesitado de ayuda, en dificultad, es una oración estéril e incompleta. Pero del mismo modo, cuando en el servicio eclesial se está atento solo al hacer, se da más peso a las cosas, a las funciones, a las estructuras, y se olvida de la centralidad de Cristo, no se reserva tiempo para el diálogo con Él en la oración, se corre el riesgo de servirse a sí mismo y no a Dios presente en el hermano necesitado. San Benito resumía el estilo de vida que indicaba a sus monjes en dos palabras: “ora et labora”, reza y trabaja. Y de la contemplación, de una fuerte relación de amistad con el Señor que nace en nosotros la capacidad de vivir y de llevar al amor de Dios, su misericordia, su ternura hacia los otros. Y también nuestro trabajo con el hermano necesitado, nuestro trabajo de caridad y de obras de misericordia nos lleva al Señor, porque nosotros miramos precisamente al Señor en los hermanos necesitados”.

CONCLUSIONES

  1. La oración nos lleva a la acción. La acción y la oración no pueden estar separadas.
  2. Cuando tenemos una relación íntima con Dios, descubrimos qué es lo que Dios quiere que  hagamos y esto nos lleva de una manera pronta y dispuesta a  la acción (cf. Lc 1, 28-36).

TALLER

  1. ¿Cómo te preparas para llevar a feliz término la misión que Dios quiere que realices?
  2. ¿Qué transformación ha ocurrido en tu vida desde que conociste a Jesús?

BIBLIOGRAFÍA

  • BIBLIA DE JERUSALÉN. Nueva edición revisada y aumentada. Desclée de Brouwer, Bilbao. 1998.
  • STORNIOLO, Ivo. Cómo leer el evangelio de Lucas. San Pablo, editores. Segunda reimpresión 2008.
  • Cardona,Ramírez Hernán. OÑORO, Consuegra Fidel. Jesús de Nazareth en el Evangelio de Lucas. Resultado de investigación -UPB - Medellín – Colombia 2009